Páginas

martes, 5 de julio de 2011

El surrealismo de Matta vuelve a brillar en la Cartuja


En 2011 se celebra el centenario del nacimiento del artista chileno Roberto Matta, uno de los grandes referentes del arte contemporáneo del siglo XX. Y qué mejor forma de conmemorar dicha efemérides que restaurando la gran obra que diseñó para la Exposición Universal de 1992: el mural Verbo America. Desde hace varios meses la empresa Dédalo Bienes Culturales trabaja en el mural de cuarenta metros que decoró la Puerta de Barqueta del recinto. La obra, realizada en cerámica, es de una extrema delicadeza precisamente por el material con que está hecha, pero el vandalismo y la rapidez en su colocación (unos días después de empezar a montarla en su ubicación definitiva empezaron a desprenderse los azulejos) han hecho que lo que ha llegado hasta nuestros días estuviera en muy malas condiciones.


Tras años de abandono, el Mural Verbo America sufrió la más absurda de las agresiones el año pasado cuando por la construcción del carril bici le fue amputado uno de sus extremos. Sin más miramientos se derribó el muro que servía de soporte al mural y los azulejos fueron destruidos. Las críticas no se hicieron esperar y varios medios de comunicación locales, nacionales e internacionales denunciaron el atropello. El Ayuntamiento no tuvo más remedio que admitir su error y emprender la restauración del mural, protegido al más alto nivel, una protección que el carril bici hizo saltar por los aires.


En septiembre de 2010 empezaron los trabajos de documentación, recopilación de planos y reconstrucción digital de todo el mural, una labor que ha contado con la colaboración de la artista Yoko Akabane que fue la autora material del mismo hace veinte años. Roberto Matta hacía los dibujos preparatorios y Akabane se encargaba de pasarlos a la escala real, posteriormente los pintaba en cerámica vidriada para finalmente colocarlos en el muro. La obra se completó con una serie de piezas cerámicas en relieve y un graffiti de color azul que cubrió el fondo marrón de las losas. En la intervención actual, además de las piezas cerámicas, también se van a recuperar los relieves y el graffiti, pero utilizando una técnica más resistente a los cambios climáticos para que no vuelva a desaparecer, como ha ocurrido con el graffiti primitivo. Además, en el mural derecho, ha habido que desplazar todas las piezas varios metros para poder reconstruir el sector destruido por el carril bici (foto inferior).


En enero de 2011 comenzaron las labores de restauración propiamente dichas, salvando las piezas que se podían recuperar y fabricando de nuevo aquellas que se habían perdido. El criterio de intervención que se ha seguido ha intentado conservar el máximo de mural original posible, pegando los trozos dañados y utilizando tonos y texturas diferentes para aquellas piezas de nueva factura, con el fin de evitar falsos históricos.



La fragilidad de la obra llevó a la empresa que está llevando a cabo la restauración a proponer su traslado. A pesar de que su ubicación primitiva es la actual, lo cierto es que la pieza se diseñó contando con que iba a estar en un recinto cerrado y no a merced de los vándalos. De hecho, durante la reconstrucción del mural en el último mes, los ataques se han seguido produciendo destruyéndose piezas que acababan de ser restauradas. En Cultura de Sevilla ya indicamos en su momento que el mural corre gran peligro quedándose donde está, el Ayuntamiento ha hecho oídos sordos a las recomendaciones de los especialistas y el futuro de Verbo America es de lo más incierto teniendo en cuenta que la actuación no incluye el adecentamiento de la plaza donde se ubica ni la recuperación de las fuentes que tuvo delante en su día, una lámina de agua que serviría de frontera psicológica para los vándalos.


En las siguientes imágenes se puede observar el criterio de intervención seguido en algunas de las piezas.


En este caso se ha optado por conservar las piezas, uniendo los trozos rotos para reconstruir la loseta completa.


Cuando el daño era demasiado grave la única opción viable ha sido la de reintegrar las lagunas pero utilizando un tono y una textura diferentes para que el espectador pueda diferenciar lo nuevo de lo original.


En esta imagen se observa la diferencia entre piezas nuevas (derecha) y originales (izquierda).


Mientras que el mural de la derecha está prácticamente concluido, a excepción de las piezas en relieve, el fondo blanco y el graffiti azul; en el de la izquierda se trabaja a marchas forzadas para acabar la restauración a finales de este mismo mes. Como vemos, las piezas nuevas se montan como un gran puzzle, primero en el suelo siguiendo los planos donde aparecen numeradas todas las piezas para posteriormente colocarlas en el muro.



En este lateral izquierdo las lagunas son aún las principales protagonistas pero es cuestión de días que el mural recobre su colorido. Precisamente en la parte inferior de esta zona aún se puede observar el graffiti azul que sirvió de fondo al friso. A pesar de que inicialmente se diseñó con el fondo marrón, una vez acabada la obra, el artista no quedó del todo satisfecho porque el color de la cerámica restaba protagonismo a las figuras, es por ello que se optó por pintar el fondo de azul.



Diecinueve años después de su creación, el mural Verbo America sirve de nuevo de puerta de acceso al recinto de la Cartuja. La obra de Roberto Matta nos recuerda que hace veinte años, Sevilla adornó sus calles con arte de gran calidad de artistas de primera categoría, un camino que se ha abandonado en los últimos años y que parece que nunca más vayamos a retomar a tenor de las últimas esculturas colocadas en nuestras calles. Ahora sólo falta que los ciudadanos cuiden su patrimonio y no vuelvan a repetirse las escenas de abandono y destrozo ya que Verbo America no podría soportar otra restauración como la que se está llevando a cabo.


Cultura de Sevilla quiere a agredecer a José de León su atención y colaboración para la realización de este reportaje.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias a Cultura de Sevilla por el interés que ha tenido a lo largo de todo este tiempo por el estado de conservación y el futuro de esta maravillosa obra, Verbo América de Roberto Matta. Igualmente gracias por la visita que hemos recibido esta mañana los que estamos allí trabajando y gracias también por este texto que me ha encantado.

A lo largo de mi experiencia en la Campaña Municipal de restauración y Conservación de Monumentos Públicos de Sevilla, puedo decir que esta actuación es la que más esfuerzo ha requerido por la complejidad técnica, por sus grandes dimensiones, el deterioro tan acusado que tenía y la variedad de motivos que lo habían degradado: medios ambientales, carencias técnicas de la obra y vandalismo, éste último nuestro eterno castigo.

Efectivamente, este año se cumple el centenario del nacimiento de Roberto Matta tal y como lo demuestran las distintas actividades culturales que se están celebrando en todo el mundo: exposiciones en Chile, Bilbao o Paris. Sevilla se ha querido sumar a este tren y reconocer la trayectoria de este artista restaurando el Mural que nos dejó a los sevillanos para la Expo 92. Verbo América es una serie clave dentro de su producción artística, ya que engloba todo su pensamiento y conceptos artísticos, además de la obra en papel y lienzo se completa la serie con murales cerámicos, de los cuales el más antiguo está en Sevilla, le siguen el de Santiago de Chile en 1996 y el de Lisboa en 1998.

Además de ello, esta intervención es una muestra de agradecimiento de la ciudad hacia Matta por la deferencia que tuvo con Sevilla y que quedó materializada con la presencia de Curro sobrevolando la composición de todo el mural, una concesión que fue un deseo expreso del artista como muestra de gratitud a Sevilla.

Está siendo una intervención muy complicada, que requiere una entrega y esfuerzo humano que va más allá de lo meramente económico... en cada baldosa hay una buena carga de vocación, motivación, entrega y deseo de que toda la ciudadanía disfrute de su propio patrimonio urbano. La restauración está siendo ejecutada por un equipo interdisciplinar: restauradores, ceramistas, historiadores, arquitectos, etc. Tengo que agradecer también a los técnicos del Ayuntamiento, que están igualmente implicados en el trabajo y nos ponen todo tipo de facilidades. Entre todos hemos ido haciendo un trabajo en distintos campos (levantamientos digitales, estarcidos, mapas, investigaciones sobre el material, recopilación de documentación histórica, estudio de paramentos, tratamiento de la cerámica original, realización de dibujos y material de reintegración, etc.9 que ahora comienza a verse materialmente sobre la obra artística.

Personalmente, creo que se trata de una intervención en pro de la recuperación de nuestro patrimonio a gran escala, compleja y que desgraciadamente ha tenido muy poca repercusión en la prensa local, por no decir ninguna. Por mi parte sólo espero que todos disfrutéis de la Verbo América cuando esté terminado y que Sevilla sepa respetar la sensibilidad de esta obra y que el vandalismo no vaya más allá de un simple temor en mi cabeza.

Gracias por todo, ha sido un honor recibir esta visita. Ya sabéis que estamos para lo que necesitéis.

J.León

Anónimo dijo...

Lo que deberían de hacer es poner un cristal protector

Desde Triana dijo...

Hoy viene publicado en Diario de Sevilla...

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1032600/surrealismo/renace/la/cartuja.html