Páginas

jueves, 2 de junio de 2011

La biblioteca pública reduce drásticamente su horario

Un lector indignado nos manda un correo para denunciar el nuevo horario de verano de la Biblioteca pública 'Infanta Elena', la mayor biblioteca de la ciudad y en Cultura de Sevilla queremos denunciar la situación.

Según se hace saber en la propia web de la biblioteca, a partir del próximo 16 de junio y hasta el 15 de septiembre, el horario se reduce a tan sólo de 9.00 a 14.00 de lunes a viernes, cerrando por lo tanto por las tardes y los sábados durante la friolera de tres meses. Y no será por falta de personal, que sólo hay que darse un paseo por la biblioteca para ver que personal detrás del mostrador, precisamente, no falta.

Incomprensible e inadmisible este nuevo recorte en la cultura sevillana. Sería comprensible este horario durante el mes de agosto, pero que en plenos exámenes finales y de recuperación la biblioteca cierre a medio día no tiene sentido alguno, por no hablar del servicio de préstamo de libros, que con este nuevo horario impide que las personas que trabajen puedan sacar y devolver libros por las tardes.

Sigamos así, que llegará el día en esta ciudad en que los ciudadanos que quieran disfrutar de la Cultura deberán irse a ciudades vecinas.

Fuente: Web de la Biblioteca Pública Infanta Elena (enlace)

9 comentarios:

Nacho dijo...

Desde luego que es indignante, todos los veranos el horario era de 9:00 a 20:30 (sábados cerrado). ¿Qué ocurre con la gente que trabaja en verano?, ¿Se pide el día libre para ir a por libros?. El verano es una de las épocas que más se lee al tener la gente más tiempo libre. Por no hablar de la gente que estudia en verano que se queda sin sitio para estudiar al fresco por las tardes. Y me consta que el las tardes de verano hay gente en la biblioteca porque suelo ir.

Helenaconh dijo...

qué vergüenza

Anónimo dijo...

Desde luego es inadmisible que la mayor biblioteca de Sevilla adopte ese horario durante tres meses, pero quería hacer una puntualización al comentario sobre la cantidad de personal del que dispone la biblioteca: tengo un familiar que trabaja allí y me ha comentado que las últimas plazas que han quedado vacantes por traslado del personal (unas cinco) llevan años sin cubrirse y sin perspectivas de que se contrate gente nueva. En la biblioteca hay bastante más trabajo del que se ve de cara al público, así que probablemente sí que hay falta de personal y puede que esa sea la razón de esta reducción tan radical del horario.

Culturadesevilla dijo...

Anónimo, no pongo en duda que falte personal en la Biblioteca, al contrario, seguro que funcionaría mucho mejor con más personal, pero también es cierto que me ha pasado en varias ocasiones el estar en el mostrador esperando para llevarme un libro y que dentro hubiera 4 o 5 personas charlando alegremente mientras la cola se hacía cada vez más larga.

Saludos!

Anónimo dijo...

Es indignante que un centro público tenga que reducir su horario porque el personal que hay durante todo el año trabajando (desde por la mañana hasta por la noche, con sus turnos correspondientes)tiene que descansar, tener tiempo libre, estudiar, viajar, etc., como cualquier ciudadano. ¿qué hacemos? ¿les dejamos sin vacaciones? la cultura requiere dinero, y por supuesto, para sus empleados también, eso implica el derecho a tener unas vacaciones y que les sustituyan para poder dejar los servicios cubiertos.

Jotaeme dijo...

Pues por lo que veo es la tónica general en todas las Bibliotecas Públicas que llva la Junta de Andalucía. En la de Málaga tienen el mismo horario. Le apuntamos otra al gran señor Paulino Plata. Desde luego, esta dejando huella.

Anónimo dijo...

Hace unos días me ocurrió algo desconcertante. Entré en el recinto de la biblioteca pública Infanta Elena (la verja estaba abierta), me dispuse a atravesar la puerta giratoria que da paso al vestíbulo (como había acostumbrado a hacer en pasadas épocas estivales), cuando una voz proveniente del fondo del pasillo me detuvo: “Chica, está cerrado. No se puede pasar”. Eran las 14h20 del 8 de julio y mi reacción en ese momento consistió en completar estúpidamente el giro de la puerta mientras murmuraba sin comprender una balbuciente disculpa al guarda de seguridad para recibir a la salida la bofetada del calor implacable de Sevilla, que aún así, no me aturdió tanto como lo que venía de escuchar: “¿La biblioteca cerrada a estas horas?, ¿cómo va a ser? Desde que alcanza mi memoria, el horario de verano finalizaba a las 20h30 de la tarde, ¿por qué no puedo pasar entonces? ” Eso precisamente fue lo que aproveché para preguntar segundos más tarde a una empleada que pasaba por mi lado de camino a su casa, quien me respondió: “Sí, es la crisis, que ha llegado también a la biblioteca. No hay dinero para las sustituciones, así no tenemos más remedio que recortar de forma drástica el horario de apertura al público con respecto años anteriores”, y siguió informando: “La biblioteca permanecerá cerrada por las tardes y también los sábados durante todo el verano”. Esta última frase no pudo parecer más fúnebre a mis oídos. La medida adoptada es a todas luces injusta, y un atentado directo para todos aquellos que buscan llenar y disfrutar de su tiempo de ocio (o de aplicado estudio) con los libros, la música, y el resto de recursos que alberga este lugar consagrado desde su nacimiento a la promoción de la cultura. Llegados a este punto me entristezco y me siento impotente al pensar que la consulta in situ de tan vasto material va a quedar imposibilitada en los próximos fines de semana, al igual que durante tardes consecutivas enteras, tardes que serán para muchos de desánimo por no encontrar ya en esta biblioteca el refugio y estimulante intelectual necesarios para combatir la inactividad a la que condenan las elevadas temperaturas de las calles de la ciudad en esta época.

BL

Culturadesevilla dijo...

BL, da gusto leer comentarios como el tuyo. Efectivamente la biblioteca permanecerá con horario reducido hasta el próximo 15 de septiembre como medida de ahorro porque ya se sabe que la mejor forma de ahorrar es recortando los derechos de los ciudadanos, que para eso somos el último mono de esta sociedad. Recortar sueldos, dietas y demás gastos políticos no, pero cerrar durante tres meses una biblioteca es la mejor forma de ahorro que se les ocurre a nuestro políticos.

Como único consuelo te puedo decir que te quejes, que pongas una reclamación como está haciendo mucha gente indicando tu desacuerdo con la medida. No sirve para gran cosa ya que te responden por escrito lo mismo que te dijeron en persona, que no hay dinero, pero al menos tu queja queda registrada.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Muchos ya nos hemos ido por éstas y otras razones similares. Una pena pero al final lo que quede en Sevilla va ser... su esencia.

No se puede esperar otra cosa de políticos catetos y la lamentable imagen que damos fuera. Salid y preguntad y veréis lo que nos dicen de Sevilla... y desgraciadamente tienen bastante razón. :-(