Páginas

miércoles, 13 de abril de 2011

Sevilla oculta: Casa de la Contratación



De la antigua Casa de la Contratación apenas queda el nombre. El imponente edificio que vemos hoy en día en la plaza con ese mismo nombre es, a pesar de su historicismo, un ejemplo de la arquitectura que se realizó en Sevilla en los años ochenta tras la terrible destrucción a la que había sido sometida la ciudad desde los años cincuenta hasta los setenta. Del edificio del siglo XVI no quedan más que algunos arranques de muros. Sin embargo, la actual sede de las consejerías de Gobernación y Justicia guarda en su interior uno de los jardines islámicos más antiguos de cuantos se conocen en España.




La Casa y Audiencia de la Contratación fue fundada por Real Cédula de la reina Isabel la Católica el 14 de enero de 1503. Mediante su creación, se pretendía regular todo lo relacionado con las Indias concentrando las decisiones que atañían a los nuevos territorios en una sola Institución. Por su relación con América, Sevilla fue elegida sede del nuevo organismo. En un principio se pensó ubicarla en las Reales Atarazanas, sin embargo finalmente se optó por esta zona de los Alcázares, en un edificio que pertenecía al mismo pero que gozaba de cierta independencia. Entre los muros de la nueva Casa de Contratación se llevó a cabo la primera cartografía del Nuevo Mundo, en la que participaron Américo Vespucio, Juan de la Cosa y Hernando Colón, también aquí se planificaron grandes gestas de la historia de la Humanidad como la expedición de Núñez de Balboa que culminaría con el descubrimiento del Océano Pacífico (1513) o la de Magallanes y Elcano que supondría la primera vuelta al Mundo (1519-1522). Durante décadas Sevilla fue capital de un gran imperio que se extendía por todo el orbe, pero las dificultades para remontar el Guadalquivir, con unos buques cada vez más pesados y de mayores dimensiones, hicieron que Contratación se trasladase a Cádiz en 1717. Fue el principio del fin de la importancia de Sevilla como capital comercial. La institución desaparecería unos años después, cerrando definitivamente sus puertas en 1793.



Curiosamente, si en 1793 echaba el cierre la centenaria Institución, en 1973 comenzaban las obras de construcción del nuevo edificio que se alzaría sobre el solar que había ocupado su sede en Sevilla y cuyo destino era la delegación del Ministerio de Obras Públicas. Rafael Manzano, conservador en esos momentos de los Reales Alcázares, se encargó de las excavaciones arqueológicas previas a la construcción del edificio apareciendo un jardín de crucero de época musulmana del cual se conservaban los parterres decorados con arquillos ciegos y parte de los pórticos norte y sur. Los estudios posteriores han identificado este jardín como uno de los palacios que levantaran los abbadíes durante su reinado taifa en Sevilla, dentro del recinto del Al_Mubarak.



Los extremos este y oeste del patio son de nueva construcción, mientras que el primero hace medianera con los muros del Alcázar, el oeste es la fachada trasera del edificio que se construyó en los años ochenta. La estética empleada en el nuevo edificio es completamente historicista, con galerías de madera, tejados, mansardas e incluso dos torrecillas rematadas por cubiertas a cuatro aguas decoradas con cerámica. Nada que ver con la arquitectura desarrollista de las décadas precedentes. Sevilla con este edificio quería sanar sus heridas tras la pérdida de tantísimo patrimonio a manos de una mal entendida modernidad.







Desde la planta superior se observa a la perfección el jardín, con sus albercas formando cuatro parterres con árboles frutales y la interesante disposición de los andenes, formando en su centro un recinto circular con una fuente, perdida con el tiempo, pero sustituida por la actual para dar una idea de cómo era el recinto en el siglo XII.





Descendemos al Jardín de Crucero, excavado y restaurado en los años ochenta y cuyas obras culminaron con motivo de la Exposición Universal de 1992 cuando el edificio pasó a depender de la consejería de Obras Públicas. Las excavaciones arqueológicas depararon una gran sorpresa, bajo el solar de la antigua Casa de la Contratación no se conservaba un único jardín, sino dos superpuestos. El más antiguo se remonta al siglo XI y pertenecía al palacio abbadí, el segundo es una reforma del siglo XII llevada a cabo por los almohades. De hecho, se cree que estos últimos remodelaron en dos ocasiones el espacio, readaptando el jardín existente primero y construyendo el actual después. Por ello se conservan a día de hoy solerías, azulejos, decoración parietal y pinturas murales de ambos períodos.



Durante las obras de consolidación del jardín, Rafael Manzano llevó a cabo una tarea de reconstrucción de los extremos norte y sur del jardín por medio de la anastilosis. Gracias a los arranques de los muros, las bases de pilares y columnas o los restos decorativos de yeso pudo levantar el testero norte (imagen inferior) diferenciando entre lo original y lo moderno, pero siempre manteniendo la misma estética para lograr la armonía del conjunto.



En el pórtico se reconstruyó el acceso bajo triple arcada que en su día daría a la sala norte del conjunto. Quizás sea necesario recordar que cuando se habla de "palacio" en la época islámica, se hace referencia a un recinto distribuido en torno a un patio con varias estancias alrededor de él. Por tanto, un palacio puede estar formado, perfectamente, por el jardín, dos pórticos y sus respectivas salas anexas. El muro que vemos en el que aparece la triple arquería sirve de medianera con la casa de la calle Miguel Mañara y existe la posibilidad de que la sala original almohade permanezca embutida en la actual construcción.



La decoración que vemos en la imagen inferior es la que se encargó de recuperar Rafael Manzano a partir de los restos encontrados en una escombrera tras la demolición de la antigua Casa de la Contratación. La tipología es similar a la que vemos en los muros de la Giralda y no extrañaría nada que Aníbal González se inspirara en ella para el juego de arcos que diseñó para el vestíbulo del actual Museo de Artes y Costumbres Populares (1915).



Al otro extremo del patio tenemos una fachada completamente reconstruida por Manzano. Del testero sur no se conservaban más que los arranques de los pilares y las bases de las columnas y a raíz de ello, se diseñó todo el pórtico para dar continuidad argumental al Jardín, en clara referencia al que tiene en frente pero sin copiar su decoración.





En el pórtico sur se conservan algunas de las pinturas extraídas de los parterres, quedando en su lugar original aquellas que se encontraban en mejor estado y que pudieron ser consolidadas.







Decíamos que la sala norte podría estar embutida en el edificio de la calle Miguel Mañara, en el extremo sur sí que pudo ser reconstruida esta sala atendiendo a los restos conservados dando actualmente una imagen bastante fidedigna de lo que pudo haber en época almohade.



Los estudios realizados sobre este jardín arrojan cierta luz sobre su evolución en el tiempo. Posiblemente el palacio taifa (siglo XI) construido en esta zona fuera destruido por los almorávides a su llegada a Sevilla. Posteriormente, los almohades (siglo XII) fijaron la capital de su imperio en la ciudad y eligieron los reales Alcázares como residencia de sus monarcas. En este momento se lleva a cabo una recuperación de todo el recinto, incluyendo este antiguo palacio del que se conservarían una parte de los jardines. Los almohades respetaron en parte lo heredado (como las albercas de los lados norte y sur) pero construyeron el original jardín de crucero que vemos hoy en día en el centro del espacio. Se ha manejado la hipótesis de que la primitiva alberca del lado sur fuera cegada en algún momento del siglo XII debido a la diferencia de altura entre el pavimento de los andenes y el pórtico, pero no se sabe a ciencia cierta si se llegó a hacer tal reforma.



En el interior de los parterres nos encontramos una rica decoración a base de arquillos ciegos, similares a los que fueron recuperados hace unos años en el Patio de las Doncellas de los Alcázares y fechables hacia la misma época (segunda mitad del siglo XII). La pintura mural se ha conservado tanto en el intradós de estos arcos como en las primitivas albercas, hoy en día sin agua para permitir su conservación.





Complementario al estudio arqueológico, se realizó un análisis del polen hallado en las excavaciones para tratar de averiguar qué especies hubo en este jardín. Sin embargo, la continua transformación del mismo, así como el removimiento de tierras hizo imposible obtener datos concretos. Se optó por el naranjo como árbol frutal por excelencia en los jardines musulmanes y hoy en día los podemos ver refrescando el espacio y en compañía de cuatro altas palmeras ubicadas en cada uno de los cuatro parterres.



Con esta visita, hemos podido conocer una de las grandes joyas ocultas de la ciudad. Lamentablemente su uso administrativo (primero como delegación de Obras Públicas y actualmente perteneciente a Justicia y Gobernación) no permite el libre acceso de la ciudadanía para contemplar el Jardín. Desde este Blog volvemos a insistir en la necesidad de planificar horarios y actividades de difusión para que la ciudadanía disfrute de su patrimonio, un legado que paga con sus impuestos y que, en muchas ocasiones es muy complicado conocer. Sólo se valora aquello que se conoce, y en esto las administraciones tienen mucho camino por recorrer todavía.

Desde Cultura de Sevilla quiero agradecer esta visita a aquellas personas que la han hecho posible y gracias a las cuales podemos mostrar estas imágenes para que la ciudadanía conozca lo que se oculta tras la monumental fachada de la plaza de la Contratación.

Bibliografía: "El Jardín musulmán de la antigua Casa de Contratación de Sevilla". Intervención arquitectónica. Recuperación de las pinturas murales. Junta de Andalucía, Consejería de Obras Públicas.

23 comentarios:

Fernando Paredes Murillo dijo...

Uno de los mejores reportajes que he leído desde hace mucho tiempo. Gracias por descubrirnos este espacio tan oculto por desgracia y felicidades

Culturadesevilla dijo...

Muchas gracias Fernando. Aunque a todos los reportajes les pongo el mismo cariño, ¿eh? jeje.

Un saludo!

Rafus dijo...

Buen reportaje, muchas fotos y desde perspectivas poco vistas. Lo habrás pasado bien pasando por los rincones del edificio.
Otros de los rincones especiales e interesantisimos de la ciudad pero invisible para la mayoria. Habra que presentar algun proyecto para los espacios de la antigua Casa de la Contratación.
¿La visita al patio sigue siendo tan restringida como en los últimos años?? O se ha vuelto a poder visitar sin reserva?
La última vez que fui me trataron de loco por parte de los de seguridad!!

Benito Navarrete dijo...

Enhorabuena por el reportaje y por las fotografías. Estáis haciendo una importante labor de difusión de nuestro Patrimonio. Un saludo., Benito Navarrete

Culturadesevilla dijo...

Rafus, según me comentaron, se puede solicitar entrar y visitar el patio, pero hay que hacerlo por escrito. Vamos, que prohibido no está, pero es complicado. Yo tuve la suerte de ser invitado, jeje. Me resulta curioso lo que comentas de los de seguridad, no porque sea raro lo que dices, sino porque es la pura verdad. Más de una vez, cuando he sacado alguna foto o he preguntado algo que se salía de lo "normal" me han mirado con cara de: "pero bueno, ¿de qué vas?". Se les olvida que son edificios PÚBLICOS que PAGAMOS TODOS. No sé por qué es tan complicado de entender.

Benito, soy un firme defensor de aquello que dice que "no se valora lo que no se conoce". Y en eso estoy, en dar a conocer todo lo que pueda, a ver si aporto mi granito de arena para desterrar determinadas prácticas y actos.

Saludos!

Nacho dijo...

Felicidades por el reportaje y por dar a conocer lugares que a veces nos son desconocidos y que merecen mayor difusión.

Isabel dijo...

Gracias por mostrarnos este lugar tan desconocido para los sevillanos,en realidad es la primera vez que puedo verlo.Ha sido toda una grata sorpresa,lo reconozco. :-)
Un saludo.

Pedro-Abeja dijo...

Hace tiempo me regalaron el estudio sobre la intervención en el jardín que citas en la bibliografía y desde entonces, estoy deseando entrar. Creo que algún día solicitaré una visita por escrito.

Sólo un pequeño detalle que nunca he podido comprender de la restauración de este patio: ¿por qué decidieron utilizar palmeras washingtonias? Es un anacronismo tremendo puesto que estas palmeras son originarias de América y, por supuesto, los creadores de este jardín no las conocieron. Puede que parezca una cosa sin importancia pero es comparable a colocar un mueble de Le Corbusier en un palacio barroco: no tiene por qué quedar mal pero no es fiel a la realidad histórica.

Un saludo.

Culturadesevilla dijo...

Pues si no llegas a decir lo de las palmeras, jamás hubiera caído, jeje.

Me alegro de que os haya gustado el reportaje :)

Saludos!

Boro dijo...

Precioso post (humm la palabra precioso queda un poco cursi, pero bueno)
Yo entré en este patio hace unos años, simplemente se lo pedimos al guardia de seguridad y nos dejó pasar, no entiendo que puede haber pasado desde entonces para que haya cambiado eso.
El patio, pues es la única parte interesante del consejería, debería ser accesible desde los Reales Alcázares y como parte de la visita de éstos (y no solo en visitas programadas) pues en ese recorrido es donde este lugar adquiere pleno significado. Se puede cerrar la puerta que da a la consejería y habilitar una comunicación con el palacio.
No creo que haya muchos problemas de seguridad y la Junta ni si quiera tendría que ceder el espacio, solo permitir su acceso.
Finalizo dejando unos enlaces interesante sobre el tema, este es un artículo de Antonio Almagro sobre el jardín de la Contratación http://digital.csic.es/bitstream/10261/2683/1/sevilla.pdf y el segundo es una planimetría magnífica del Alcázar de Sevilla http://digital.csic.es/bitstream/10261/20325/1/2000Planimetria_Alc%c3%a1zar_Sevilla.pdf. Además recomendar para quién no los conozca la revista Apuntes del Alcázar. Es la revista sobre restauración que edita el Patronato del Alcázar y está on-line http://www.patronato-alcazarsevilla.es/index.php?modo=enlaces&m=41&idcat=18&ver=41 y esto es todo.

Fernando Paredes Murillo dijo...

Cuando decía lo de los mejores reportajes me refería a toodos, no sólo a los de tu blog, que siempre tienen un nivelazo.

Por cierto, ¿lo que hay allí no es la Delegación del Gobierno de la Junta en Sevilla?

Anónimo dijo...

Me ha encantado el reportaje.

Hace menos de un mes estuve allí y me encantó. Normalmente te dejan verlo desde la entrada al jardín.

En la entrada de seguridad rellenas un papel solicitando visita (que es guiada). Nosotros tuvimos suerte y nos dejaron verlo sobre la marcha.

Saludos,

Luis.

Anónimo dijo...

Creo recordar que dijeron que desde que se cayó una mujer no dejan visitas sin programar.

Saludos,

Luis.

Culturadesevilla dijo...

Boro, muchas gracias por el enlace. Y por cierto, ¿por qué "precioso" es cursi? Jejeje. Es una palabra como otra cualquiera :)

La verdad es que sí que debería ser visitable, pero actualmente queda dentro del edificio de la Consejería y por ello me temo que la situación seguirá tal cual durante mucho tiempo. La Junta no es muy dada a permitir el acceso a sus edificios. Aunque peor es la Diputación, que creo que es la peor administración en este tema.

Fernando, lo que hay allí son las consejería de Justicia y Gobernación. El edificio ha estado vacío desde que se fue Obras Públicas y ahora le han dado este nuevo uso. Por lo visto se está planteando darle una limpieza tanto al jardín como a las fachadas interiores del edificio.

Luis, me alegro de que te haya gustado el reportaje. Lo de la mujer... suena más a excusa que a otra cosa. ¿No se puede caer de todas formas en una visita programada? De todos modos, ese patio lleva cerrado años y años.

Saludos!

boro dijo...

A veces es difícil entender estos porblemas entre las administraciones (ayuntamientos, diputaciones, comunidades, estado, etc). Es un perjuicio al ciudadano. El patio está protegido, es decir, no es un solar, en él no se puede hacer nada. Su comunicación con el Alcazar sería sencilla.Si la institución que este allí quiere cerrarlo un día para hacer un acto (dificil por el espacio que hay entre los parterres) lo puede hacer. Se que no se va a hacer pero como a tantas cosas de este tipo no le veo demasiada complicación excepto la de mantener parcelitas de poder. Lo de precioso y cursi es porque no soy dado a los excesos calificativos, ya emplee en el mismo comentario el adjetivo magnífico y creo que fue que me pasé de cañas, je, je.
En la librería digital del CSIC hay bastantes articulos en pdf sobre la Sevilla islámica y medieval, debe ser porque Antonio Almagro pertence a la escuela de estudios arabes del CSIC. Recomiendo una visitilla (no cobro comisión, que conste)

Juan Fco. dijo...

Pues ya estoy haciendo el escrito para la próxima vez que vaya a Sevilla. La cantidad de edificios que nos están "vetados" a la ciudadanía. Aún recuerdo la de veces que me perdí a propósito cuando hacía las prácticas en el Palacio Arzobispal, lástima que no llevara cámara.
Enhorabuena por la entrada.

Anónimo dijo...

Efectivamente, como ya han dicho, basta pedir cita por escrito allí mismo, y luego se ponen en contacto contigo para fijar fecha y hora. Tampoco hay problema en llevar más gente contigo, sólo hay que decir cuántos acompañantes irán, y no son muy rígidos si se presenta alguno más.

Eso sí, cuando estuve hace casi un par de años no se podía acceder al piso superior, por lo que la vista del jardín era algo incompleta, hacía falta una especie de "anastilosis mental" para tener una visión de conjunto. ¿Ahora está permitido, o eso fue un favor excepcional? Si fuera lo primero, ya mismo estoy pidiendo cita de nuevo para volver a verlo. Porque desde luego el patio es excepcional, todos deberían visitarlo alguna vez. Gracias por el reportaje, ojalá que poco a poco se conozca lo suficiente este tesoro como para que den más facilidades a la hora de visitarlo.

boro dijo...

Escribí antes otro comentario pero tardé mucho y no lo debió coger así que repito algo de lo que decía.Sigo pensando que la visita al patio debería hacerse dentro de la visita a los Reales Alcazares, porque el patio pertenece desde todos los ordenes que se quieran considerar al Palacio (buen todos menos el de la gestión que es el que importa)y solo visitandolo dentro del recorrido por los alcazares mudejar y arabe es como cobra significado. Se puede comparar con el patio de doncellas, con el jardín del crucero, con el patio del yeso. No es otra cosa pegada al Alcazar es parte de él, de hecho si es almohade, es su parte más antigua (al menos los arriates). Creo que una visita planificada y aislada no es suficiente (pero es mejor que nada) y la mayor parte de los visitantes de Sevilla se irán sin conocerlo. Al menos gracias a este blog seguro que muchos ciudadanos de Sevilla y foraneos conocerán algo que antes no conocían.

Anónimo dijo...

Muy bien desarrollada la visita virtual, suerte que yo si he podido ver el edificio por dentro y tengo una imagen real, pero aún así toda la información adicional que incluyes ha sido muy interesante y evocadora.

Un saludo y no dejes de descubrirnos este tipo de edificios.

Javier

Andrés Trevilla dijo...

Enhorabuena por el reportaje... sin duda un gran post para rescatar de la memoria este singular espacio del corazón de Sevilla. Un saludo!

Del Sur dijo...

Curioso el hecho de que este edificio sea una reconstrucción, en parte, realizada en los 80. No lo sabía. Parece que no está del todo perdida la posibilidad de construir edificios imponentes que guarden parte de la esencia de nuestra arquitectura popular. A pesar de que hayan pasado algunas décadas. ¿O sí?. Saludos. Me encanta este blog.

Sevilla a tu ritmo dijo...

Muy buen reportaje. Ciertamente en la entrada (registro) se puede solicitar la visita del patio y no ponen ningún inconveniente, incluso te dan una hoja informativa. Respecto al comentario de no se valora lo que no se conoce, te recomiendo que leas uno de los últimos libros que ha publicado la Universidad de Sevilla sobre el patrimonio arqueológico de la ciudad (Percepción y usos del patrimonio arqueológico de Sevilla). Si no recuerdo mal, te mencionan por tu labor divulgativa. Buen trabajo. A seguir así.

Sergio Harillo dijo...

Vaya, ¡menuda sorpresa! Tendré que buscar el libro. La verdad es que me haría mucha ilusión ese reconocimiento.

Un saludo y gracias por la información