Páginas

martes, 1 de marzo de 2011

Culturadesevilla por Santa Catalina


El sábado pasado se celebró una concentración a las puertas de la iglesia de Santa Catalina para pedir su restauración. Decenas de personas se dieron cita a partir de las 12 en su fachada principal para, por medio de la toma de fotografías, denunciar su penoso estado de conservación. El templo lleva cerrado desde 2004 y de momento únicamente se ha actuado en las cubiertas, que era su principal talón de Aquiles. Sin embargo, el dinero necesario para la restauración completa del edificio no será fácil de conseguir en estos tiempos de crisis. Nacho, un gran amigo del Blog, actuó como corresponsal de Cultura de Sevilla y nos manda estas imágenes con las que queremos formar parte de la denuncia pública sobre el estado de uno de los monumentos más valiosos de la ciudad. Poco eco se han hecho los medios de comunicación locales sobre la concentración, esperemos que la próxima tenga mayor difusión.





Vayamos con el estado del templo. Evidentemente, en el exterior únicamente vemos desconchones e imágenes de abandono. El verdadero problema está en lo que no se ve, en su estructura y en las obras de arte que atesora en su interior.




Además del mal estado, hay que soportar la "gracia" del algún individuo sin nada mejor que hacer.


La linterna del Sagrario fue restaurada en los años 90, por eso presenta un mejor aspecto, aunque el tiempo tampoco pasa en balde sin un adecuado mantenimiento.





La reparación de las cubiertas se llevó por delante una de las dos palmeras que había en la portada lateral, actualmente completamente cegada por la base de la grúa que se instaló para la intervención.



Ojalá pronto demos la noticia de que continúan las obras en Santa Catalina, mientras tanto, desde Cultura de Sevilla queremos apoyar esta causa y dar toda la difusión posible para evitar que el deterioro del templo sea aún mayor.
Muchas gracias a Nacho por su reportaje.

2 comentarios:

Nacho dijo...

Me ha encantado poder aportar aunque sea un poquito al blog. Mientras hacía las fotos pensaba en la mala suerte de Santa Catalina en seguir el mismo proceso lento y exasperante de templos como San Andrés, San Vicente o San Román en lugar de la buena suerte de El Salvador. Excelente la iniciativa popular y a ver si a la próxima logra congregar a más gente.

Fernando Hugo Rodrigo dijo...

Me parece bien que se denuncie el estado de este monumento. Pero yo me pregunto por qué la Iglesia no invierte también en mantener lo que al cabo son sus templos: su propiedad.

Por supuesto, el Ayuntamiento ha de colaborar, pero no creo que de forma única.