Páginas

jueves, 24 de marzo de 2011

Análisis del Debate Público sobre Políticas culturales en Sevilla

Ayer se celebró en el Centro de las Artes de Sevilla el debate sobre políticas culturales organizado por la Plataforma de Festivales y Eventos privados de Sevilla en el que las representantes del PSOE, PP e IU pudieron desgranar las principales directrices de sus programas culturales.

Mientras el público entraba, en la puerta, Pilar González y Pilar Távora, junto con otros miembros del Partido Andalucista denunciaron la censura a la que había sido sometida esta formación al no ser invitada a participar en el debate. ¿Dónde establecer el límite? Sin duda tanto Partido Andalucista como UPyD deberían haber formado parte del debate si, de verdad, se pretendía analizar el futuro de la cultura en la ciudad de Sevilla. Mientras más puntos de vista se ofrezcan, más rico será siempre el resultado.

El debate comenzó con la presentación de las tres candidatas. Mercedes de Pablos (PSOE) reconoció que la condición que le había puesto a Juan Espadas para entrar a formar parte de su lista electoral había sido “dedicarse a la cultura” pues ésta “es fundamental para Sevilla”. Para De Pablos, el patrimonio debe jugar un papel principal en la configuración de las estrategias culturales del futuro puesto que es un recurso que puede generar riqueza y empleo. Un patrimonio que no se circunscribe únicamente al legado artístico y arquitectónico, sino que engloba la riqueza inmaterial que la ciudad ha atesorado durante siglos y que hay que saber conservar y fomentar. La Cultura es la mejor forma de crecimiento y para ello la formación es una pieza clave. El Ayuntamiento tiene mucho que decir en este aspecto pues es la administración más cercana a los ciudadanos y sobre él, como representación legítima de la ciudad, recaen las políticas culturales que se lleven a cabo, el Ayuntamiento es por tanto, vital para definir la personalidad cultural de una ciudad. Entrando en materia, De Pablos abogó por una descentralización de equipos y servicios distribuyéndolos en una auténtica red que se extienda por todos los barrios. El área de Cultura ha sido partícipe en los últimos años de una política cultural muy ambiciosa que ha convertido a la ciudad en un foco cultural, sin embargo, el instrumento creado para la gestión de la cultura, el ICAS, no ha estado a la altura de las circunstancias y debe transformarse para ser más ágil y eficaz. La candidata del PSOE fue tajante: “el Ayuntamiento debe cambiar su modelo de gestión de la Cultura”.

En su intervención, Sausan Al-Khouli (IU) defendió la necesidad de fomentar la participación de los profesionales de la cultura para, entre todos, definir, diseñar y ejecutar los programas culturales de la ciudad en los que se debería apoyar la creación de base. En opinión de Al-Khouli la delegación de Cultura del Ayuntamiento siempre ha favorecido a grandes proyectos obviando la cultura de base, que debe contar con un mayor reconocimiento. Para ello sería fundamental redistribuir los recursos para fomentar las nuevas tendencias artísticas y la cultura de vanguardia, siempre con el máximo respeto a la cultura heredada y a las tradiciones ya consolidadas en la ciudad. La representante de IU consideró muy importante la descentralización de la cultura por los diferentes barrios de Sevilla como vía para lograr una mayor educación de la ciudadanía, apostando por un ocio saludable y sostenible que genere riqueza y empleo. La Cultura debe tener un papel protagonista en el diseño de la ciudad. El discurso de IU para su programa cultural se resume en un sencillo pero transcendental planteamiento: establecer “un modelo cultural participativo, descentralizado y de vanguardia”.

La candidata del Partido Popular, María del Mar Sánchez, comenzó su intervención con un grato recuerdo. Cuando Zoido le propuso participar en su lista electoral hace cuatro años, se embarcó “en la preciosa aventura de contribuir a la mejora de la Cultura de la ciudad”. María del Mar Sánchez lleva cuatro años en la oposición y eso se nota en cada una de las declaraciones que hace. Lejos de lanzarse a proponer ideas peregrinas reconoce que la principal tarea del Ayuntamiento es gestionar de la mejor forma posible los recursos que los ciudadanos le han entregado. La tarea del área de Cultura pasa por apoyar, distribuir y dar a conocer la actividad cultural de la ciudad, para ello hay que tomar decisiones, gestionando de forma responsable los medios y recursos disponibles. La candidata del PP dejó bien claro que hay que lograr un equilibrio en las políticas culturales de la ciudad trabajando con el horizonte de una legislatura completa para evitar proyectos “de quita y pon” y acercando la cultura a los barrios para crear nuevos públicos que disfruten de ella. Sánchez tuvo tiempo para hablar de la importancia del Patrimonio en una ciudad que aspira a ser un referente del turismo cultural, el patrimonio “hay que mantenerlo por obligación, por ley, pero también porque forma parte de nuestro acervo cultural”. Sevilla debe apoyar la cultura local pero sin dejar de mirar a lo que ocurre fuera estableciendo una sinergia entre lo propio y lo que nos llega del exterior.

Tras la presentación, Gonzalo Andino, de Sevilla Circada, se encargó de moderar el debate, realizando una serie de preguntas que, por su importancia, he querido reproducir.

Sevilla cuenta con gran cantidad de agentes culturales. ¿Qué relación debe haber entre la iniciativa privada y el Ayuntamiento?

Para IU debe ser muy estrecha ya que son los que conocen mejor la realidad cultural de la ciudad. La iniciativa privada debe estar presente en la configuración de las políticas culturales teniendo un mayor acceso a las subvenciones y ayudas. Sobre este punto, Al-Khouli incidió en que todos deben tener las mismas oportunidades, tanto pequeñas empresas como las grandes, a su entender la ciudad ha dado la espalda durante mucho tiempo a pequeñas iniciativas y es el momento de apoyarlas.

De Pablos (PSOE) considera que la política cultural debe ser transversal para conseguir llegar a todo el mundo. Esta política debe basarse en tres puntos: Interlocución (creando un Consejo consultivo operativo), la Formación y la Financiación (buscando nuevas vías de ingresos y patrocinios). En su intervención, De Pablos recordó la importancia del patrimonio industrial y sus amplias posibilidades. Además, lanzo una frase para enmarcar: “si fracasan las políticas culturales, fracasa toda la ciudad”.

La candidata popular tuvo un discurso bastante similar al de sus compañeras aludiendo a la necesidad de apoyar a la iniciativa privada priorizando los proyectos en función de los recursos. Para ello la mejor herramienta sería firmar un Pacto por la Cultura que lograse que durante al menos cuatro años las políticas culturales no fueran dando tumbos consiguiendo la rentabilidad, estabilidad y calidad necesaria.

¿Qué peso tienen los festivales en la ciudad? ¿Están acorde las ayudas con esa importancia?

La segunda pregunta era la más esperada por el público, perteneciente en su mayoría a la Plataforma de Festivales pero sin duda fue mal planteada ya que, era evidente que ninguna candidata iba a decir que los festivales tuvieran poco peso.

Para De Pablos, el tejido cultural privado es fundamental. El papel del Ayuntamiento debe centrarse en ofrecer las máximas garantías para que los festivales logren la mayor difusión, ya sea cediendo equipamientos o apoyándolos económicamente.

María del Mar Sánchez también valoró positivamente la oferta de los festivales y aprovechó para remarcar que hay que priorizar las actuaciones en función de los recursos disponibles. No dejó pasar la oportunidad de criticar el gasto de la Televisión local que ha visto duplicado su presupuesto mientras otras partidas de Cultura disminuían “por la crisis”.

Sausan Al-Khouli coincidió con sus colegas en el importante peso de los festivales pero reconoció que hasta ahora no han tenido el apoyo suficiente ya que el dinero destinado a los mismos es muy reducido.

¿Qué vamos a hacer con la BIACS?

Esta pregunta iba con segundas y lo dejó bien claro el moderador que, dejando de lado su supuesta imparcialidad como moderador, aclaró la pregunta con un “bueno, ¿cómo os vais a cargar a la BIACS?" No creo que fuera el momento para lanzar dardos envenenados contra otros proyectos culturales de la ciudad. La Bienal de Arte necesita una remodelación que ya se está llevando a cabo, dejemos que nos muestre un cambio antes de enterrarla viva.

La candidata del PP lo tiene claro, la BIACS no es competencia del Ayuntamiento por lo que no está en su mano decidir si sigue adelante o no. El Ayuntamiento sí debe analizar los proyectos que le llegan, valorarlos y apoyarlos si realmente son beneficiosos para la ciudad. Según Sánchez, las tres ediciones celebradas han estado sobredimensionadas por lo que debe encaminarse hacia una nueva gestión más clara y eficiente buscando nuevos patrocinios privados. Sánchez tuvo tiempo de dar datos concretos. La Bienal recibe en año no bienal 200.000 euros del Ayuntamiento, y en año de bienal 300.000 euros. Si hacemos la media, tenemos que recibe 250.000 euros al año que, dividido en los tres meses que dura vemos que sale a unos 80.000 euros mensuales, una cantidad que en realidad no es tan alta teniendo en cuenta su proyección internacional.

IU propone remodelar el evento al que considera un proyecto cultural de importancia dentro de la ciudad, democratizando su gestión y superando los problemas que ha tenido hasta ahora.

De Pablos fue la más clara con este asunto, como evento privado que es, deberá solventar sus problemas internamente y recordó que la Bienal arrastra un déficit desde su primera edición que deberán asumir sus patronos que son los que realmente han puesto su dinero en juego. El Ayuntamiento debe exigir un plan de viabilidad para seguir apoyando un proyecto que deberá redimensionarse.

¿Qué hay que hacer con el ICAS?

La cuarta pregunta era primordial en cualquier debate sobre la cultura en la ciudad y debería haber salido antes. El ICAS ha fracasado y así lo reconocieron las tres candidatas.

Para la representante del PSOE, el ICAS es un modelo que viene de Barcelona donde lleva funcionando con éxito desde hace quince años pero que ya está siendo revisado para mejorar su funcionamiento. La administración no tiene la agilidad suficiente y por eso se creó el ICAS pero lo cierto es que no ha funcionado como se esperaba, creándose una doble burocracia que ha hecho más difícil aún la gestión de la cultura en Sevilla. Para De Pablos está claro que habrá que estudiar qué instrumento necesita la ciudad para llevar a cabo sus políticas culturales y el ICAS deberá ser remodelado para ganar en eficacia.

IU ve muy necesario el ICAS pero hay que modificarlo para que gane en agilidad y utilidad. Al-Khouli volvió a repetir que el presupuesto debe ser redistribuido para fomentar las vanguardias poniendo en valor los espacios que ya existen.

Sánchez (PP) comenzó dudando de la operatividad del ICAS pero terminó admitiendo que si hubiera funcionado bien, sería un instrumento útil y, como tal, deberá perfeccionarse.

¿Hay alguna manera de evitar los recortes y aumentar la inversión?

En este punto me gustaría destacar las palabras de José María Roca, de Producciones Imperdibles. Desde el público dijo alto y claro lo que muchos pensamos. Desde las administraciones se nos vende que la Cultura es fundamental para lograr una mayor riqueza y una sociedad más avanzada, llevan años repitiendo que el futuro está en la Cultura, que crea puestos de trabajo, que genera riqueza… pero a la hora de la verdad la inversión es ridícula y se recorta a la mínima de cambio. ¿Cuándo se va a destinar a Cultura lo que realmente merece en función de su importancia?

Mercedes de Pablos se comprometió públicamente a aumentar el presupuesto de Cultura. Actualmente, el Ayuntamiento de Sevilla tiene un presupuesto de 1.300 millones de euros de los cuales, 1’3 se destinan a Cultura. El 1%. Eso es ridículo e insuficiente. Para la representante del PSOE llegar al menos al 2% es un reto que se compromete a intentar alcanzar.

María del Mar Sánchez mostró más cautela y reconoció que en las actuales circunstancias llegar al 2% es imposible. “No quiero engañar a nadie” dijo, pero añadió “me voy a pelear por conseguir lo máximo para Cultura”.

IU se fue por las nubes pidiendo mayores competencias para los Ayuntamiento y mayor financiación. "Si de nosotros dependiera, el presupuesto de Cultura aumentaría por su valor social y de creación de empleo", sentenció.

El debate culminó con la intervención de diferentes personas del público que mostraron su malestar por la situación actual de la Cultura en Sevilla.

Personalmente opino que el debate podría haber dado mucho más de sí. En algunos casos se entretuvo en trivialidades y no entró en materia. Se lanzaron algunas ideas, pero salvo puntos concretos como la convicción de que el ICAS necesita una reforma, lo cierto es que muchos temas se quedaron en el tintero. Quizás no era el momento o el lugar, pero me temo que no habrá otra ocasión similar para tratar aspectos fundamentales para el futuro de la ciudad.

Sobre cada una de las candidatas, unas leves pinceladas. Mercedes de Pablos demostró que proviene del mundo de la Cultura y que quiere luchar por cambiar las cosas. Ambición y ganas no le faltan pero, ¿permitirá el partido que sea tan revolucionaria? María del Mar Sánchez dio imagen de sensatez y transmite credibilidad, tiene los pies en el suelo, sabe cómo está la situación y eso es un magnífico punto de partida para empezar a cambiar las cosas y mejorar la gestión de un área de Cultura que lleva varios años sin rumbo. En el caso de IU, Sausan Al-Khouli parece dejarse llevar demasiado por las ideas de partido. Es loable que quiera mejorar la Cultura de la ciudad y fomentar la participación de los agentes culturales locales pero no todo es “cultura de base” y “democratizar la cultura”. Un área de Cultura debe tomar decisiones, debe tener un plan a seguir y unos objetivos en conjunto. Una ciudad con más de un millón de habitantes en su área metropolitana debe desarrollar una política cultural de grandes proporciones y en ocasiones, IU parece detenerse en el arbusto mientras el bosque crece sin control.


No hay comentarios: