Páginas

miércoles, 23 de febrero de 2011

Cultura de Sevilla visita Metropol Parasol


Cultura de Sevilla pudo visitar ayer las obras de Metropol Parasol gracias a la invitación de la Asociación Sevillasemueve. Durante más de una hora de visita pudimos conocer las características del proyecto y quedaron disipadas muchas de las dudas que planean sobre él. El arquitecto reconoció los problemas que han tenido que superar en estos años, donde los plazos, el aumento del presupuesto y las dificultades técnicas han creado una espesa neblina en torno a un proyecto espectacular que puede convertirse en todo un referente de la ciudad.


Las obras avanzan a muy buen ritmo y se espera que la semana que viene sean instaladas las últimas maderas de las que tan sólo quedan por colocar un 8% del total. Una vez finalizada esta fase, empezarán a retirarse los andamios y poco a poco iremos viendo el resultado final de la obra, aunque aún quedarán muchos aspectos por rematar, como la pavimentación de la plaza elevada o la limpieza y acondicionamiento general de la estructura.


Las zonas que ya lucen sin andamios, los parasoles de Puente y Pellón, Regina y José Gestoso, dan una idea de las proporciones del proyecto y de su espectacularidad. Desde luego, para bien o para mal, no va a dejar indiferente a nadie, aunque estoy prácticamente convencido de que cuando se acabe, más de uno se convertirá en auténtico defensor de Metropol Parasol.


Una de las zonas más esperadas durante la visita fue la subida a las cubiertas del complejo. Lamentablemente, no pudimos llegar a su cota máxima, quedándonos en la zona del restaurante. Lo que se podía vislumbrar entre andamios es sencillamente espectacular, las vistas de la Catedral, el Salvador y el skyline de la ciudad son absolutamente maravillosas.



La zona del restaurante está diseñada para que, además de zonas con madera que cubren la estructura, haya una serie de vanos que miren hacia la ciudad permitiendo contemplarla. La subida tanto a este mirador como a las pasarelas que discurren por los diferente parasoles será libre, por lo que auguramos auténticas colas para poder subir. Sobre las dudas que se lanzaron sobre la pasarela que cruza la calle imagen, ayer quedaron resueltas. Por ella puede pasar incluso maquinaria por lo que es completamente segura y podría permitir el libre acceso ciudadano. Son razones cívicas las que impedirán que se pueda discurrir por ella al no haber garantías suficientes de que algún desalmado (y hay tantos en esta ciudad) provoque una tragedia sobre una vía por la que seguirá pasando el tráfico.


Tras las alturas, el ascensor nos llevó directamente al subterráneo donde vimos de nuevo el Antiquarium. Las obras avanzan a buen ritmo, pero seguimos teniendo demasiadas dudas sobre este proyecto. Aún así, habrá que esperar a su inauguración para valorarlo y forjar una opinión más sólida.



Antiquarium estará cerrado por una pared de vidrio que permitirá su visión desde el denominado 'Paseo arqueológico' que comunica los accesos desde Laraña y José Gestoso.


En algunos puntos del recorrido ya se está instalando la iluminación de los restos. Es de suponer que sobre esos lechos de cemento irán instalados los mosaicos, que fueron retirados para su correcta restauración y conservación.


Sin duda un proyecto que le hacía falta a Sevilla. En los últimos años hemos visto como la arquitectura contemporánea engrandecía diferentes ciudades del mundo, dotándolas de verdaderas obras de arte que sólo el tiempo podrá colocar en su lugar. Sin embargo, Sevilla ha pasado casi de puntillas por este período. Metropol Parasol puede ser el revulsivo que la ciudad necesita abriéndola a otro tipo de turismo y mejorando la imagen exterior que se tiene de ella.

Quiero agradecer a la Asociación Sevillasemueve la oportunidad de haber visitado las obras de la Encarnación y su continua lucha por hacer de Sevilla una ciudad más habitable donde confluyan otro tipo de ideas perfectamente compatibles con la Historia y las tradiciones locales.

7 comentarios:

Triana-Bel dijo...

Qué maravilla, gracias por todo!.

sevillasemueve dijo...

Hola Cultura. Gracias desde sevillasemueve por este magnífico artículo. Realmente montar 3012 piezas diferentes debe ser una ardua tarea, pero ya se vislumbra el final.

Maese Maesa dijo...

Buen reportaje.
Sólo espero que si a partir de mayo hay cambio de color en el ayuntamiento, los intereses políticos no sean óbice para la puesta en valor y el uso que este edificio se merece.
Y tengo una duda que tal vez puedas resolverme, ¿sabes si el aspecto tan provisional y cutre que tiene la base de la seta de Puente y Pellón (es la que he tenido oportunidad de ver acabada por ahora) es definitivo?
Un saludo.

Culturadesevilla dijo...

Maese, la base del parasol que comentas se estaba instalando ayer. Al igual que el de Regina, lleva un recubrimiento de hormigón en la parte inferior (que no sé qué terminación tendrá) y un zócalo metálico.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por articulo, me ha gustado muxo, gracias!

Maese Maesa dijo...

¡Ah, estupendo! Pues me he pasado de suspicacia entonces.
¡Gracias por la información!

Anónimo dijo...

Pues ayer por la tarde pasé por la zona. Hacía casi un mes que no pasaba y qué quieres que te diga, mi percepción no sólo no ha mejorado, sino que ha empeorado.Por lo que me da la impresión de que yo no voy a ser de los que pasen de detractores a defensores del proyecto. A mí, hasta ahora el proyecto en sí me parecía bueno, pero estaba en contra del sitio elegido y sobre todo del desastre de la planificación y el sobreprecio. Pero es que ayer cuando pasé después de comer, la seta que queda más cerca de Puente y Pellón ,y que queda como aislada,me pareció simplemente ridícula. La otra parte, la que da hacia Regina, que aún no se ve bien por los andamios da mejor impresión. Pero la que está en lo que ahora llaman de manera cursi La Encarnita me decepcionó totalmente.