Páginas

lunes, 17 de enero de 2011

Patrimonio en peligro_Palacio Luca de Tena


Tras el éxito de los edificios construidos por Aníbal González para la Exposición Iberoamericana de 1929, Torcuato Luca de Tena encargó al arquitecto su residencia privada, en la recién urbanizada Avenida de La Palmera. El magnífico palacio fue levantado entre 1923 y 1926 reuniendo en escasos metros cuadrados lo mejor de la artesanía regionalista ensayada en la Plaza de España: cerámica vidriada para los paramentos, forja para las ventanas, el ladrillo tallado o artesonados con piñas doradas hacen de este pequeño edificio una joya de la arquitectura historicista sevillana.

El edificio ha sobrevivido a saqueos (el palacio fue asaltado y todos sus enseres quemados y destruidos), cambios de uso y diferentes propietarios. Sin embargo, su frágil fisonomía podría empezar a desvanecerse por los estragos del paso del tiempo. El delicioso friso que cierra la cerca exterior del jardín, decorado con querubines, guirnaldas y cuernos de la abundancia, de cerámica vidriada blanca sobre fondo azul, está en muy malas condiciones. Algunos fragmentos ya se han perdido, mientras que a otros les falta el esmalte o son atravesados por peligrosas grietas. El edificio está declarado Monumento desde 1985 y está inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz desde diciembre de 1996.

Las siguientes imágenes son una muestra del estado del friso que se puede contemplar en la Avenida de La Palmera.





Ojalá no tengamos que lamentar su pérdida y pronto veamos este capricho de Aníbal González restaurado.

2 comentarios:

Hamburguesa con Roque dijo...

Este inmueble esta protegido por el catalogo general, no es BIC.

Sergio dijo...

Modificado.