Páginas

viernes, 21 de enero de 2011

¿Museo de Bellas Artes o almacén?

Ocho meses llevan los paneles de la exposición "El joven Murillo" sin desmontar en el Bellas Artes tras la clausura de la muestra. Ocho meses en los que la sala V, donde cuelgan obras de Murillo, Zurbarán, Juan de Roelas o Juan del Castillo, está parcialmente vetada al público, con las obras escondidas tras esos enormes y grises paneles. La excusa es que no hay dinero para desmontar dichos paneles. Indignante el menosprecio que una y otra vez muestran las administraciones públicas con nuestro primer museo. E indignante que la ciudadanía no diga absolutamente nada.

Por si fuera poco, el Bellas Artes sigue sin tener programación para este año. ¿Alguien se imagina esta misma situación en el Museo del Prado? ¿O en el MNAC de Barcelona? Evidentemente no. Es una pena que una institución de la importancia del Bellas Artes esté en manos de personas que no sienten el más mínimo interés hacia lo que representa. Qué daño le está haciendo a la Cultura de esta ciudad el control de personas que no tienen la sensibilidad suficiente como para dedicarse a protegerla.


16 comentarios:

Itimad dijo...

Es curioso que solo se ahorra y se recorta en Sevilla. Y ya es pelín 'jartible'.

Juan Fco. dijo...

Es de poca vergüenza. Estuve hace poco con unos amigos de fuera a enseñarle (ý, ¿por qué no decirlo? presumir de ) el BBAA, y al llegar a la magnífica sala, me encuentro los paneles y demás, sin poder ver los lienzos. Y a mis preguntas a los de seguridad... les caía hasta mal. En fin, que hasta en el museo de Villarriba de Abajo hay dinero para desmontar

Culturadesevilla dijo...

Además, todo proyecto expositivo debe tener un presupuesto cerrado en el que debe figurar una partida para el desmontaje de dicha exposición. ¿Acaso se han olvidado de incluir esa partida? ¿O el dinero se ha ido a otra parte?

La excusa de que se pensó reutilizar los paneles no cuela ya que aunque se hubiera desechado la idea en el último momento, ese dinero debería estar listo para el desmontaje.

¿Cuánto puede costar desmontar esos paneles?

Saludos!

Hispalense dijo...

Todo lamentable. Pero aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid. Es decir que habláis del Bellas Artes para tratar un tema que me lleva días rondando la cabeza. ¿ Os habéis enterado de lo del Brueghel que va a comprar el Prado por sólo 7 millones de Euros ? El cuadro era originariamente de los Medinaceli y hay informaciones que dan a entender que lo sigue siendo. Hay una entrevista con uno de Sothebys en Abc que dice que es "una familia importante" "que pertenece a una colección histórica" y "no son de Madrid" ¿Mira que si el cuadro estaba en Pilatos? ¿Sabéis algo?
No sé por qué esto me huele a lo que pasó con la Piedad de Jordaens que compró Matías Díaz Padrón para el Prado en la iglesia de San Alberto el año 1981 u 82. Cuadro fundamental en la historia de la Pintura en Sevilla pues aparece siempre nombrado por los tratadistas antiguos como obra de Van DYck y una de las mejores obras flamencas que había en Sevilla. Es más es probable que la entonces ministra de Cultura fuese Soledad Becerril . No lo aseguro porque esta señora tomó posesión a finales del año 81 y no sé si la cosa ya estaba hecha. Además el Jordaens no está expuesto,al igual que por ejemplo el magnífico bodegón de los melocotones de Camprobín de la colección Naseiro.Yo personalmente no entiendo la política de compras del Prado que compra y compra para luego no exponer, y ya no tiene la excusa de que la ampliación no está hecha. En fin, perdonad este rollo pero ¿sabéis si el Brueghel estaba en Pilatos? si fuese así, ¿se puede hacer algo? Y lo segundo, ya que el Prado no expone el Jordaens, el Camprobín o un Asseretto (pintor genovés) que es el antecedente directo de los grandes paneles de Murillo en la Caridad ¿No sería deseable que (una vez fuera el nefasto consejero de cultura que tenemos) el Prado depositase estos cuadros en el BBAA de Sevilla? Total, para no tenerlos expuestos ¿qué más le da?

Culturadesevilla dijo...

Pues Hispalense, no sabría decirte si el Brueghel estaba o no en Sevilla. Aunque sí que me ha recordado lo que cuentas a una Piedad de Sebastiano del Piombo que estuvo en la Casa de Pilatos hasta los años 80 cuando fue "cedido" al Prado, donde sigue hoy en día.

La cantidad de obras de arte que han salido de Sevilla entre robos, ventas y demás chanchullos es increible. Una pena, la verdad. Lo que tendríamos que hacer es velar porque no salgan más obras y por intentar que vuelvan algunas, como está haciendo Focus Abengoa con el Centro Velázquez.

En cuanto a las obras que tiene el Prado en reserva, los museos provinciales muestran una gran cantidad de piezas pertenecientes al Prado, que por otro lado, lleva varios años recuperando lo que se denomina como "Prado disperso", obras cedidas a todo tipo de instituciones.

Gracias por toda la información que aportas, la desconocía en gran parte y ha sido muy interesante.

Un saludo!

Hispalense dijo...

En relación a la Piedad de Piombo no me habría parecido mal que hubiese vuelto a su emplazamiento originario, la colegiata de Úbeda, pero lo de quitarlo de Sevilla para llevarlo al Prado yo tampoco lo entendí. Pero hay otra cosa que me extrañó en mi última visita al Prado hace un par de años. Estaba allí La Mujer Barbuda de Ribera, que es una obra que aunque por razones de testamentaría familiar estaba en el Hospital Tavera de Toledo, pertenecía históricamente a la colección del duque de Alcalá, es decir, a Pilatos. ¿Sabéis si sigue allí? Si es así no lo comprendo, pues yo siempre creí que no volvía a Sevilla por razones de herencia familiar. Pero si no hay inconveniente para que esté en el Prado ¿Por qué hay inconveniente para que vuelva a Sevilla? Yo no sé si con esta familia hay un problema político por lo del pleito, perdido por la Junta, sobre el archivo familiar. Pero lo cierto es que como sigan así , se van a acabar llevando hasta los azulejos de la casa de Pilatos. Creo recordar que Rojas Marcos en su época de alcalde era muy amigo del cabeza pensante de la familia. Si tanto ama a Sevilla, como dice, digo yo que podría mediar. Por cierto, recuerdo ahora que según información de la propia web del Prado, y tras una exposición en dicho museo, se han llevado a Tavera el mejor tapiz que había en Pilatos.

Hispalense dijo...

Y ahora vuelvo sobre lo de los depósitos del Prado. Un depósito alocado me parecería un despropósito. Pero los cuadros que digo son cuadros que estaban en Sevilla, muy importantes para la historia de la pintura de la ciudad y que el Prado no expone.¿No sería lógico que estos cuadros los depositara el Prado en nuestra ciudad? Aunque con la falta de sensibilidad de nuestros responsables (o irresponsables) políticos comprendo que el Prado se eche a temblar,pues estos individuos son capaces de arruinar dichas obras de arte. Te añado otros cuadros más que me parece lógico que estuviesen en el BBAA y que el Prado tampoco expone, me refiero a los cuadros de Valdés Leal sobre la vida de San Ambrosio que compró hace unos años y que formaban parte de un oratorio en el palacio arzobispal. Teniendo en cuenta además que uno de los cuadros que componían el ciclo, el milagro de las abejas, está en Sevilla, pues es propiedad del Bellas Artes. Y eso por no entrar en el tema de los dos murillos de Santa María la Blanca y de la inmaculada de Soult que están en el Prado de una manera muy extraña (de hecho los dos medios puntos de Santa María la Blanca se los quitó en 1920 el Prado a la academia de San Fernando que los tenía" por la cara"). Según tengo entendido, fueron devueltos en el siglo XIX por el estado francés con la condiciòn de que volviesen a su sitio original, es decir, a Santa María la Blanca. Sin embargó la Academia de San Fernando los "interceptó". Algo parecido creo que ocurre con la Inmaculada de soult,aunque en este caso no estoy tan seguro. De hecho este cuadro volvió a españa en época de Franco junto a la Dama de Elche y curiosamente los ilicitanos siempre han reclamado la dama, mientras que en Sevilla , nada de nada.La verdad no entiendo cómo no se reclaman estos tres cuadros. Sobre todo lo de Santa María la Blanca esta clarísimo, aunque dado cómo está esta desdichada iglesia casi mejor que sigan en el Prado. En relación a esto último, la Sevilla de principios del siglo XX era más reivindicativa y sensible que la actual, en situación parecida estaba la Santa Isabel curando a los tiñosos del Hospital de la Caridad y consiguieron que volviese a su sitio originario.

Hispalense dijo...

En relación a lo de las obras que han salido y siguen saliendo de Sevilla ¿sabes lo de la virgen con el niño de Mercadante de Bretaña que está a la venta en la galería matthiesen de Londres ? En la ficha que da la galería lo único que aparece es que proviene de una colección particular de Sevilla. En esta galería o en su socia, Coll y cortés de Madrid están expuestas diversas tallas sevillanas, como dos Pedro Roldán que al parecer formaban parte de la decoración del extinto convento de las Becas.Pues bien de estas tallas se sabe que provienen del famoso anticuario fallecido El Moro o de Antonio Plata. Pero del mercadante de Bretaña nada se dice y mi pregunta es ¿cómo ha salido una talla de tal categoría (por fotos,es espectacular) de España? ¿controlan las autoridades españolas la exportación de obras de arte o hacen la vista gorda?

Culturadesevilla dijo...

Te había escrito un buen párrafo y al publicar me ha dado error, así que te resumo respondiendo a aquellas cosas que sé:

Murillos de Santa María la Blanca: cuando fueron robados por Soult se les añadieron unos trozos de lienzo para darles forma rectangular. Cuando vuelven a España se decide no mutilarlos y por eso se encargan copias para la iglesia. Que los originales deberían estar en nuestro Bellas Artes, pues sí, al igual que la Inmaculada de los Venerables.

La mujer barbuda: Parece que sigue en Toledo, en Pilatos tenemos un azulejo que copia el cuadro por lo que debió tener la suficiente fama en Sevilla como para encargar ese azulejo cuando se la llevaron. Si es una obra privada puede estar donde el propietario decida.

Piedad de Piombo: Se quitó del Salvador tras el atentado del 36. Fue restaurada y vino para Sevilla. Una pena que hayamos perdido esta obra porque es maravillosa y sería una delicia tenerla en el Bellas Artes.

Los Valdés Leal: sería estupendo tener la serie completa aquí en Sevilla (ya estuvo en una exposición temporal) pero el Prado no los va a soltar.

Por último, las obras en galerías. El Estado tiene una Comisión que asesora sobre qué obras pueden salir y cuales no. Evidentemente no se pueden cerrar las fronteras a cualquier obra ya que eso impediría, por ejemplo, que ahora mismo colgasen en el Centro Velázquez la Santa Rufina, la Inmaculada o el magnífico Santa Catalina de Murillo.

Muy interesante este tema, si quieres mándame un correo y vemos si se puede hacer un post específico en el Blog, creo que sería muy instructivo.

Un saludo!

Boro dijo...

El Bruegel comprado para el Prado no estaba en Sevilla, estaba en Cordoba y era propiedad de la Duqesa de Cardona.

Culturadesevilla dijo...

Gracias por la aclaración, Boro.

Un saludo!

Irene dijo...

Lamentablemente en Sevilla o mejor dicho a los órganos competetentes no les interesan la cultura, me gusta viajar y cuando veo lo que hay fuera me doy cuenta de que aquí no se valora lo que Sevilla tiene, lo que Sevilla es y es una pena por lo que no me sorprende que todavía estén los cuadros de Murillo sin desmontar o por recoger.

Culturadesevilla dijo...

Toda la razón, Irene. A la mínima que se viaje un poco se da uno cuenta de las maravillas que hay por ahí y del potencial que tenemos en Sevilla y no sabemos aprovechar.

Un saludo!

Germinal Valiente dijo...

qué me vas a contar... si la placa de la Piedra Llorosa tiene faltas de ortografía...

juan antonio dijo...

La virgen de Mercadante era de Peñaflor, salió tras la guerra civil y ha sido vendida recientemente en Londres....una lastima...

juan antonio dijo...

La imagen corresponde con la obra que salió en 1936 de Peñaflor, aunque la cabeza es una restauración posterior. La imagen salió con el objetivo de ser donada al museo de bellas artes, pero finalmente el profesor de la Maza se la quedó en su colección particular.