Páginas

jueves, 2 de diciembre de 2010

Pon un maglev en tu vida


Lo que empezó como un rumor hace ya varios meses parece ir tomando cada vez más cuerpo. La idea de conectar la estación de metro de Blas Infante con el apeadero de Cercanías de la Cartuja por medio de un tren de levitación magnética, cuenta con el apoyo del Parque Tecnológico pero con los recelos de las administraciones.
.
Construir este nuevo sistema de transportes (y digo nuevo porque no hay nada parecido en Europa, tan sólo funciona en China) costaría más de 150 millones de euros que serían puestos encima de la mesa por una empresa privada cuyo objetivo es homologar esta tecnología en Europa. Sevilla sería, por tanto, su campo de pruebas. En apenas 6 km de recorrido el tren tendría una parada intermedia en Puerta Triana.
.
¿Es rentable este proyecto? Según la empresa sí, según las administraciones, no tanto. Y es que no sería de extrañar que una vez construido, la empresa solicitara ayudas públicas para bajar el precio del billete, como ocurre en el Metro o en los autobuses urbanos. Al margen de los números y la economía, ¿sería útil este proyecto para Sevilla? Cuesta ver la utilidad, sinceramente. Lo verdaderamente útil sería construir la línea 4 del Metro, con un recorrido similar pero con mayor longitud y conexión con el resto de la Red de Metro. También sería más factible alargar el Cercanías de la Cartuja, con parada en el Estadio Olímpico y en el Parque Tecnológico, hasta Blas Infante. Sin embargo, la construcción de este tren eliminaría la segunda de las opciones al ocupar el mismo espacio y seguramente postergaría la construcción del Metro.
.
Habrá quién diga que si es una inversión privada, pues allá ellos, pero deberíamos pensar en el bien general y en el conjunto de la ciudad. Sin duda sería un revulsivo que Sevilla fuera el primer lugar de Europa con este tipo de tecnología, pero el lugar planteado no parece ser el más acertado. Hubiera sido más útil para la ciudad su construcción enlazando con el aeropuerto, por ejemplo, o con municipios cercanos y mal comunicados con la ciudad (sin ir más lejos, Carmona, El Viso del Alcor y Mairena del Alcor). Por otro lado, flaco favor se le hace al transporte público con tal cantidad de transbordos y opciones de recorrido para un ciudadano que debería pagar cada vez que cambiara de transporte con el consiguiente efecto negativo y la preferencia por el vehículo privado.
.
Y a vosotros, ¿qué os parece?
.

3 comentarios:

Pabrodgar dijo...

Coincido plenamente con tu punto de vista. Es algo interesante pero no compensa. No creo que fuera rentable debido a los continuos saltos de los usuarios entre medios de transportes y, por ello, es preferible que se extienda el cercanías.

Pacobo dijo...

Creo recordar que no seríamos los primeros en Europa. En el Reino Unido hay uno de baja velocidad, que viendo la distancia de este dudo que consiga alcanzar la misma velocidad que el de Shangai, y la compañía que suele llevar estos temas es alemana y en Alemania tienen su tren de pruebas y no estoy seguro de que tengan otro funcional.

Con respecto al post, estoy de acuerdo, creo que hacer un BUEN metro es lo principal, y teniendo en cuenta que la línea ya construida funciona más lenta de lo que debería (al menos en otras ciudades va más rápido y con menos curvas y altibajos) tendrían que plantearse bien cómo van a hacer el resto de líneas.

Nacho dijo...

Dudo mucho que un proyecto así vaya a llevarse a cabo en un corto plazo de tiempo, si es con la nueva línea de cercanías desde Benacazón o la que irá a la Cartuja y llevan años y años y eso que gran parte de la infraestructura ya está hecha...