Páginas

lunes, 22 de noviembre de 2010

Lluvia de millones en Barcelona


Duele, y mucho, leer noticias como ésta en la que se da a conocer que varios ministerios (sobre todo el de Cultura) invertirán en Barcelona más de 22 millones de euros para ampliar, construir, remodelar... diversos equipamientos culturales. Y digo que duele porque los presupuestos de Cultura para la provincia de Sevilla para el año que viene no llegan al millón de euros, de hecho, se quedan en 900.000€. Ni ampliación del Bellas Artes, ni restauración del Arqueológico. Pero en Barcelona hay dinero para el Museo del Diseño, para el Museo de Ciencias Naturales, para el MACBA, para el Liceo... hasta el Mercat de les Flors se lleva 1'1 millones de euros.
.
En absoluto esta queja es contra la ciudad condal, Barcelona tiene muchos equipamientos culturales, necesitan inversiones y chapó si sus dirigentes consiguen este compromiso estatal. Lo que no es de recibo es que mientras que proyectos tan necesarios como la rehabilitación de nuestro Museo Arqueológico (que se va a caer cualquier día) van a parar a un cajón, las vacas flacas pasan de largo por Barcelona. Esto dice mucho no sólo de los políticos en Madrid, sino de los que tenemos más cercanos, de su escaso interés por la cultura y del pasotismo de la sociedad sevillana que ante hechos como estos, prefiere mirar para otro lado o directamente ni se entera, que no sé qué es peor.
.
.

5 comentarios:

juano dijo...

¿Tendría algo que ver que nosotros no tenemos un partido nacionalista en las Cortes que "arañe" dinero en la negociación de los Presupuestos Generales? Me da envidia cuando hasta los canarios sacan de todo, y por nosotros no lucha nadie. Da que pensar para las próximas elecciones (ojo, y no soy nacionalista, ni siquiera simpatizante del PA o algo así, pero macho viendo lo que sacan gallegos, catalanes, vascos, canarios, navarros... ya está bien de hacer el canelo)

Dani dijo...

Estoy de acuerdo. Mientras sigamos teniendo un Gobierno autonómico paralelo al Central que nos defienda a los andaluces, poco más conseguiremos...
Y yo tampoco me refiero al nacionalismo! De hecho, solo tenemos que fijarnos en Cataluña.. allí ha estado gobernando el PSC (vale, coaligado) por los últimos 8 años... y bastantes cosas que han conseguido!!
Desde mi punto de vista, es la sociedad la que exige a sus políticos más cercanos lo que quieren. Y la cultura es una de esas cosas!! Quizás debamos nosotros fijarnos menos a lo que se hace en otras comunidades y mirarnos con un sentido crítico! (Y no es que los que andamos por estos lares no lo hagamos ya... ^^)

saludos

Paco dijo...

La verdad es que es desproporional, pero me uno a los comentarios anteriores, que podemos esperar....

Anónimo dijo...

En realidad yo creo que el problema no se encuentre tanto en la política cuanto en la apertura a la cultura de las 2 ciudades. Yo soy italiano, he llevado 7 años en Sevilla y desde hace 2 meses me encuentro viviendo en Roma.
Así que me puedo considerar un observador externo que, al mismo tiempo, conoce suficientemente la ciudad.
Y os puedo decir que yo también, si hiciera parte del gobierno central de España, haria lo mismo. Barcelona es una ciudad que rentabiliza una inversión cultural porque es una ciudad que no inverte solo sobre su folclore y su pasado como Sevilla. Barcelona es una ciudad que no tiene miedo en experimentar, Sevilla si. Y mucho. La Semana santa el flamenco y los toros ya no bastan a un turista contemporáneo.
Y solo eso vende Sevilla, de momento.
En el extranjero cuando se piensa en la faceta cultural española, la gente se imagina Barcelona, Madrid, a la mejor Valencia.
En estos últimos años he notado un grande cambio en la ciudad.
Pero tenemos que hacer mucho más para llegar a los niveles de Barcelona. Y un dia, cuando llegaremos a realizar algunos cambios de imagen, la repartición del dinero público será más equilibrada.
Lo que no sé es si estos cambios interesan a la mayoría de los Sevillanos

FRancesco Arrigoni

Culturadesevilla dijo...

Francesco, muy interesante tu análisis. No puedo estar más de acuerdo. En Sevilla se apuesta por 'sota, caballo y rey', lo demás, no interesa, no importa o no tiene el suficiente tirón como para invertir en ello. Lo peor de todo es que la gran mayoría de los ciudadanos y los políticos consideran que Sevilla ya está inventada, que no necesita absolutamente más nada y que lo que hay que hacer es seguir inviertiendo en esos recursos que se venden desde el siglo XVIII como parte de la idiosincrasia sevillana.

Barcelona está a otro nivel, ha sabido rentabilizar su historia (ahí tienes la Sagrada Familia o el MNAC) pero sin cerrarse al futuro. En Sevilla ese cambio parece no llegar nunca y hay gente empeñada en que no llegue a realizarse porque están convencidos de la existencia de una Sevilla eterna que no debe cambiar pero que en realidad ya no es competitiva a nivel mundial.

Un saludo!