Páginas

lunes, 23 de agosto de 2010

Cultura de Sevilla en... Bilbao (y V): Epílogo

No queremos despedirnos de Bilbao sin hacer antes un repaso por diferentes aspectos que nos llamaron la atención durante el viaje. En alguno de ellos encontraréis que son temas de rabiosa actualidad aquí en Sevilla por lo que hemos querido tratarlos también para ver cómo se llevan a cabo similares proyectos en otras ciudades.
.
Empezamos por el tranvía, con un diseño bastante más atractivo que el nuestro (no hay que olvidar que nuestro tranvía nació, en realidad como vagones de metro luego readaptados a uso tranviario), siendo de la misma empresa, CAF. El Ayuntamiento ya ha anunciado que CAF entregará en los próximos meses nuevo material móvil, esperemos que esta vez el diseño sea más acertado. En cuanto al tranvía bilbaíno, recorre gran parte de la ciudad uniendo puntos de gran importancia como estaciones de autobús, Metro, Cercanías, museos... Su integración en la ciudad no puede ser más acertada, sobre un mullido césped, con catenarias que pasan bastante desapercibidas y con paradas muy acertadas estéticamente.
.
.
Otro medio de transporte de gran utilidad es el Metro. Bilbao cuenta con dos líneas de metro que comunican la capital con las ciudades vecinas y que llega incluso a la playa. Queremos resaltar que en Bilbao se puede viajar desde la capital hasta Getxo o Portugalete (entre 20 y 30 minutos de viaje) por la módica cantidad de 0'84 euros, mientras que en Sevilla ir de la capital hasta San Juan o Mairena cuesta 1'15 euros. ¿De verdad se cree la consejera de Obras Públicas que nuestro Metro es económico y similar en precio al de otras ciudades? La cuestión estética es otro tema a tener muy en cuenta, cada estación cuenta con al menos dos bocas de acceso con un diseño muy atractivo (sólo hay que compararlo con las bocas de nuestro Metro) y todas con doble escalera mecánica de subida y bajada y ascensor. Las estaciones son completamente diáfanas, muy amplias y con doble vestíbulo que te permite ver la estación desde el propio vestíbulo. Todo un alarde en diseño y eficacia.
.
.
La remodelación de los espacios públicos y zonas verdes nos ha dejado maravillados. Si bien es cierto que con el clima bilbaino es mucho más fácil mantener las zonas verdes que en Sevilla con las altas temperaturas, el diseño y el buen gusto son algo a tener en cuenta.
.
.
Los espacios que rodean a la Alhóndiga, edificio recién recuperado, se han remodelado para darle mayor atractivo al edificio, jugando con el pavimento y colocando un mobiliario urbano bastante llamativo, a modo de muebles de salón que dan la idea de que te puedes sentir como en casa cuando acudes a la Alhóndiga.
.

.
A muchos les resultará familiar este tipo de parterres elevados. No es nada exclusivo, lo podemos encontrar en muchas ciudades, incluso en nuestra plaza de la Encarnación, pero mientras que aquí se plantaron diferentes especies de plantas que se han dejado morir, en Bilbao optaron por los árboles que han dado un magnífico resultado. Que tome nota quién deba tomarla.
.

.
Pasarelas peatonales para comunicar ambos márgenes del Nervión. En Sevilla tenemos gran escasez de puentes y el único que había peatonal (la Pasarela de la Cartuja) terminó abriéndose al tráfico para favorecer al vehículo privado en detrimento del peatón.
.

.
Y por último no podemos obviar el que será el nuevo techo de la capital bilbaína, la Torre Iberdrola, curiosamente diseñada por el mismo arquitecto, César Pelli, que ha diseñado el que será el nuevo techo de la capital sevillana. La torre de Bilbao mide unos metros menos (165) y es sensiblemente más ancha por su base triangular; preside la plaza de Euskadi y es visible desde gran parte de la ciudad, tanto desde Begoña como desde las calles del Ensanche. Lo cierto es que no queda nada mal, a pesar de su altura no destaca en exceso y da una bonita imagen de la ciudad. También es cierto que Bilbao cuenta con bastantes edificios altos por lo que no es una novedad esta torre, en Sevilla no hay tanto edificio alto. Aún así, el resultado a "pie de pista" es más que positivo y esperamos que en Sevilla el resultado sea, al menos, similar.
.

.
Hasta aquí llega nuestro análisis de la ciudad de Bilbao, un viaje que sin duda, nunca olvidaremos. Esperamos que os hayan gustado los reportajes y no nos queda más que recomendaros que visitéis la ciudad, no os defraudará.
.

4 comentarios:

juan fco dijo...

Has dado con la gran envidia que siento de Bilbao: los transportes públicos. El metro además de práctico, es estéticamente precioso. Limpio, sin estridencias, amplio... da un gran servicio. pasando por la estación de Abando y por las de cercanías, por la estación de bus, las paradas más alejadas tienen lanzaderas, hay aparcamientos y un gran ascensor en la parada de Begoña... Todo para que motive a cogerlo y dejar en coche en casa. Ha sido una gran apuesta. Además, el diseño es magnífico (los bilbaínos han cambiado el nombre de la plaza Moyua por la de los fosteritos, debido a las entradas diseñadas por Norman Foster). Bilbao, el botxo, tiene una orografía característica, con muchas cuestas empinadas que dificultan la movilidad (las barreras arquitectónicas cuestan superarlas, la escalinata de San Andrés es insufrible), por lo que han complementado al metro con más autobuses, y con el tranvía. Cuando oí que en Sevilla iban a poner el tranvía esperé que fuera como el euskotran de Bilbao... mis ganas. Éste llega desde las bocas de metro hasta los barrios más alejados, integrándose muy bien en el paisaje, y dando un buen servicio. Si tengo que ir en tren o bus a la ciudad, y moverme para ver los monumentos que está situados de modo dispersos, qué menos que cuente con un buen sistema de transporte para que pueda volver como turista. Si no, pasa como con el CAAC, que sólo se accede mediante el c2.
Felicito por la comparativa, comentando que aunque parezca peor parada, no cambio Sevilla por Bilbao, y eso que no soy sevillano. Espero ver en un par de semanas el nuevo edificio de la Alhóndiga, a ver qué tal.

Culturadesevilla dijo...

@ Juan Fco: Lo cierto es que los transportes me parecieron muy buenos, los autobuses urbanos no los utilicé, pero el del Aeropuerto ofrece muy buen servicio, cada veinte minutos y a un precio muy económico (1'30 euros por viaje). En el tranvía me monté por el mero placer de conocerlo ya que soy un gran aficionado a este tipo de transporte y el Metro me pareció magnífico, tanto estéticamente como por el servicio que ofrece.

Cuando vayas a la Alhóndiga, no dejes de rodear el edificio entero para ver el mobiliario urbano que han puesto alrededor, es bastante curioso y cuando entres, mira hacia arriba para ver el suelo de las piscinas, es muy curioso.

Sobre los transportes en Sevilla, pues qué vamos a comentar que no sepa cualquier usuario. Parecía que con el Metro iba a llegar la revolución, pero lo cierto es que se ha quedado corto a pesar de la masiva respuesta ciudadana. Los autobuses... mejor ni comentar el tema.

Por cierto, ¿la escalinata de San Andrés es la que sube a Begoña desde la plaza Unamuno? Si es esa... la conozco, llegué arriba con el corazón que se me salía del pecho, jeje.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Magnífico reportaje y que envidia sana me produce Bilbao. Ojalá aquí tuviéramos un poco más de aprecio por nuestra ciudad, porque probablemente a los bilbaínos, seguro que no les ha costado más caro que a nosotros, con lo que tampoco es una cuestión de dinero. Quería preguntarte, y los pavimentos? Yo tengo mi lucha sorda con el pavimento de Sevilla Todo se pone mal, dado que se deteriora rapidamente. Cómo es posible que con lo caro que costó el pavimento de la avenida de la Constitución, se haya puesto tan mal y se haya roto tan rápido. Por que la ciudadanía no echa a los malos gestores?
Felicidades de nuevo.

Ynst

Culturadesevilla dijo...

Hola Ynst, pues la verdad es que el pavimento en Bilbao es un tema que se toman bastante en serio, imagino que principalmente porque allí llueve mucho y deben tener cuidado con baldosas rotas, que resbalen, etc. Lo que más se ve es un tipo de baldosa denominado "modelo Bilbao" y que tiene forma de flor, con varios surcos para favorecer que el agua drene bien. En las zonas recién arregladas como los alrededores del Guggenheim o el paseo del río se ha utilizado un pavimento bastante resistente y por lo que recuerdo, muy bien colocado.

Llevas toda la razón con lo de los pavimentos en Sevilla, sólo hay que darse una vuelta por la Constitución, la Alameda o Virgen de Luján para ver lo mal puestas que están las baldosas y el poco cuidado con que se colocan.

Un saludo!