Páginas

miércoles, 18 de agosto de 2010

Cultura de Sevilla en... Bilbao (IV): "Plazas con encanto"

.
Paseando por Bilbao dimos con esta preciosa Plaza de Jado, casi por casualidad. Desde ese momento se convirtió en parada obligada cada día. La plaza está tan bien diseñada, con tan buen gusto, que no podíamos dejar de usarla como referencia. En la entrada de hoy queremos comparar esta plaza bilbaína con la Plaza de San Leandro de Sevilla, donde se encuentra la famosa Pila del Pato. Esperamos que más de uno tome buena nota.
.
.
El eje central de la plaza es también una fuente, en este caso con tres leones y un alto surtidor. Ni que decir tiene que la fuente estaba perfectamente limpia, con aguas cristalinas. A su alrededor había una serie de bancos de madera y zonas ajardinadas con césped y flores de diferentes colores. También había una fuente para beber así como una escultura depositada por el Museo de Bellas Artes.
.
.
Bajo la plaza hay un aparcamiento subterráneo y en los extremos de la misma están situadas las bocas de acceso y salida. A pesar de ello, vemos que la plaza cuenta con árboles y que los carriles están perfectamente delimitados con una serie de bolardos (todos bien puestos, sin arrancar, sin dobleces) y con el suelo diferenciado en su pavimento en función de si corresponde a la zona peatonal o al tránsito de vehículos. El suelo, en ambos casos, impoluto.
.
.
Una última imagen general de la plaza con sus zonas verdes, farolas acordes con el entorno historicista de la plaza... Una delicia de lugar.
.
.
En Sevilla, lo primero que nos encontramos es, por supuesto, una hilera de coches aparcados que asfixia la plaza y la convierte más en una rotonda que en un lugar de estancia.
.
.
La fuente ha sido restaurada hace poco, sin embargo el agua presenta un aspecto nauseabundo, por no hablar de la frecuencia con que te puedes encontrar cualquier cosa flotando.
.
.
El pavimento, formado por chinos y adoquines, presenta innumerables agujeros, parches y desniveles. Nadie se preocupa en mantener un pavimento que, en teoría, debería ser mucho más resistente. Las zonas verdes se reducen a los bajos del gran árbol que hay en la plaza. Delimitado con setos (la mayoría desaparecidos) en su interior nos encontramos gran cantidad de basura, un somier y hasta un indigente durmiendo.
.
.
En el mobiliario urbano se ha querido respetar el entorno histórico en el que se encuentra la plaza, con bancos y farolas de estética más clásica. Sin embargo, lo único antiguo que hay en la plaza es el convento de San Leandro, el resto son edificios contemporáneos del siglo XX. ¿No se podría poner un mobiliario más actual?
.
.
Y por último, más coches.
.
.
Una de las plazas con más encanto de nuestro centro histórico presenta tal nivel de degradación que difícilmente una persona puede sentirse atraida a permanecer en ella. La plaza pide a gritos una reforma que, en primer lugar, elimine el aparcamiento indiscriminado. Sería necesario actuar en todo el perímetro de la plaza, arreglando acerados, pavimento de las zonas de tráfico, zonas verdes... por no hablar de los veladores que instala el bar que hay en la plaza. Con una acertada actuación, San Leandro podría presentar un aspecto infinitamente mejor al que presenta hoy en día, convirtiéndose en una zona de recreo y de estancia que contribuyese a realzar el convento que le da nombre. Aunque si la actuación se limita a convertirla en una plaza dura sin ningún tipo de atractivo al estilo de lo que se ha hecho en la Encarnación, mejor esperar a que lleguen dirigentes con mejor buen gusto.
.

3 comentarios:

juan fco dijo...

Tal y como lo presentas, parece que las plazas de Sevilla están echadas a perder... La climatología, el civismo... hace mucho. Hay que decir, que antes del cambio de Bilbao, las plazas deseaban mucho. Moyúa era muy fea, y Santutxu ahora está muy bien, pero antes tenía muchos coches. El ayuntamiento hizo muchos parking para disuadir a los coches. En Sevilla se cuenta con el hándicap de que fijo se encuentra algún resto.

Anónimo dijo...

Insisto en que la climatología bilbaina es distinta a la sevillana: no te puedes plantear tantas plantas y tanto verde. Otra cuestión: las plazas sevillanas son como son; es su estilo característico: parcas, con poca vegetación...y ese precisamente su encanto. Una plaza como la de Bilbao es mas como un parque temático que otra cosa. La puedes encontrar ahí que en Bratislava o en Disney. Ocurre igual que los patios sevillanos:son parcos, con poca vegetación a diferencia de los cordobeses. Y eso no hace que haya patios sevillanos muy bonitos por su parquedad.
No dudo que en Bilbao estas plazas queden bien pero no es un plaza andaluza.
Jose Pedro Martinez

Culturadesevilla dijo...

@ Juan Fco: Lamentablemente la mayoría de los espacios públicos en Sevilla dejan mucho que desear, ya sea por el mal diseño o por la falta de cuidados. También he de reconocer que ha habido actuaciones como Plaza Nueva o la Plaza Cristo de Burgos donde se ha conseguido un buen resultado aunque, de nuevo, el mantenimiento deje bastante que desear.

@ Jose Pedro: No creo que exista un "estilo sevillano" o "típicamente andaluz", existen buenas actuaciones y malas actuaciones. Imagino que pensará que las actuaciones en la Plaza del Pan o en la Alfalfa desentonan con ese estilo sevillano que defiende.

Uno de los primeros grandes espacios públicos que se abren en Sevilla es la Alameda de Hércules, ya en 1574 y para entonces se diseña un paseo arbolado, con decoración escultórica. La plaza Cristo de Burgos o la de San Lorenzo son otros ejemplos de plazas "sevillanas" y volvemos a ver arbolado, cerámica, bancos...

Evidentemente las grandes extensiones de cesped y las flores de temporada sufren más en Sevilla por las altas temperaturas, es algo que ya hemos comentado en este Blog, pero de ahí a decir que las plazas sevillanas deben ser parcas y con poca vegetación... la verdad, no me parece adecuado.

Con esta comparación nadie está pidiendo que se copien a rajatabla las actuaciones bilbainas, simplemente he querido poner un ejemplo de plaza bien diseñada en cuanto a pavimentos, zonas verdes, bancos, farolas... en contraposición a la dejadez y abandono que vemos en nuestras plazas. ¿También entra dentro del estilo sevillano tener las fuentes llenas de mierda? Es cuestión de gestión y educación, no de estilos.

Un saludo.