Páginas

sábado, 3 de julio de 2010

Análisis del proyecto Metropol Parasol

.
Desde que se aprobó hace cinco años, el proyecto Metropol Parasol para la Plaza de la Encarnación ha estado marcado por la polémica. Para algunos es del todo inadecuado para el centro histórico de una ciudad como Sevilla y debería haberse construido "en otro lugar de la ciudad". Para otros simplemente es un atentado estético sin calidad arquitectónica que no debería haberse construido jamás, ni aquí ni en ninguna parte. Y para otros es un proyecto vanguardista que viene a solucionar un problema urbano que heredaba la ciudad desde hacía más de treinta años y que constribuirá a relanzar turísticamente esta zona del casco histórico añadiendo un elemento original que pasará a formar parte del legado patrimonial de la ciudad. Uno de los argumentos en contra del proyecto ha sido su posible afección al Patrimonio histórico de la ciudad. En Culturadesevilla hemos querido hacer un análisis fotográfico de Metropol para comprobar in situ si tal afección patrimonial existe.
.
Empezamos nuestro recorrido en la puerta de la iglesia de la Anunciación, capilla del antiguo Colegio jesuita que tiene una de sus fachadas colindante con la plaza de la Encarnación y por tanto con el futuro Metropol. La iglesia es una de las joyas renacentistas de la ciudad, construida por Hernán Ruiz II en el siglo XVI con fachada muy clásica y sencilla. Vemos en la primera imagen que la fachada pasa muy desapercibida precisamente por los árboles que tiene delante y por encontrarse en una calle de paso como es Laraña. A continuación vemos unas imágenes infográficas de Metropol desde el aire. En la primera imagen, la iglesia se sitúa en el extremo inferior derecho. Analizando la planta del proyecto, se observa que en el punto donde se acerca a la iglesia, Metropol se contrae mostrando su perfil menos contundente. Metropol se aleja de la iglesia para no interferir con ella, para no competir con el elemento patrimonial más importante de la plaza. El espacio que queda entre Metropol y la Anunciación es lo suficientemente amplio como para contemplar la iglesia sin toparte con la cubierta de madera que coronará el proyecto. Precisamente, al optarse por un perfil ondulante, el diálogo con los edificios que hay alrededor no es tan contundente como si se tratase de ángulos rectos, Metropol juega con las formas de la plaza para asentarse en ella más que para ocuparla.
.


.
Si nos ponemos delante de la iglesia y miramos hacia Metropol, a día de hoy nos encontramos la obra a medio hacer. Los seis pilares que actualmente hay en la plaza servirán para sostener la cubierta de madera que dará sombra a gran parte de la plaza.
.



.
Seguimos rodeando Metropol hacia la calle Regina. Dejamos a nuestra derecha lo que será el futuro mercado de la Encarnación, que está muy avanzado, con la cristalera exterior ya colocada mientras se trabaja en la instalación de los puestos en su interior. Ahora mismo se está instalando el andamiaje en el pilar que da hacia la calle José Gestoso para comenzar a montar la armadura de madera que conectará esta base con el cuerpo principal del proyecto.
.


.
Llegamos a la calle Regina. El aspecto de la misma es desolador. ¿Qué estropea el paisaje aquí, Metropol o los coches aparcados en zona peatonal, contenedores colocados sin ton ni son, una calle mal reurbanizada?
.

.
Desde la calle Regina éste es el estado del proyecto:
.



.
Aquí, una gran escalinata llevará a la plaza superior, justo debajo de la cubierta de madera.
.
.
Seguimos caminando y llegamos a uno de los puntos críticos. Sobre la actual calle Imagen cruzará parte de la cubierta de madera que unirá el núcleo principal del proyecto donde se ubicará el mercado y el Museo con los restos aparecidos en las excavaciones, con la torre que se encuentra al otro extremo de la plaza, aislada. Esta cubierta podría tapar la vista que hay de la iglesia de la Anunciación desde la calle Imagen. Gracias a las siguientes imágenes vemos que la iglesia no quedará tapada por la cubierta al encontrarse a un cota inferior. Puede que parte de la linterna de la cúpula si se vea tapada desde algunos ángulos, algo que no habría ocurrido si no se hubiera rebajado la altura de la cubierta, que primitivamente se encontraba a una cota superior.
.


.
Si nos giramos hacia la calle Imagen, este es el aspecto de la misma, bloques construidos en los años sesenta y setenta. Para construirlos fue derribado gran parte del caserío histórico que ocupaba esta zona. Aquello sí fue un atentando patrimonial. A día de hoy, esta calle aporta lo mismo que podrían aportar otras calles de la ciudad como República Argentina o Ronda de Triana, bloques de viviendas y de oficinas. La calle Imagen sí que necesita una actuación urgente, un cambio de farolas, un adecentamiento de los acerados y la plantación de arbolado que humanicen esta calle, actualmente sin personalidad alguna.
.
.
Llegamos a la otra parte de la Plaza de la Encarnación, donde se encuentra el núcleo verde de la misma y donde se halla la fuente más antigua de la ciudad. Nos encontramos el pilar aislado que servirá de apoyo a la cubierta de madera que cruzará la calle Imagen. Aquí sí que encontramos una afección al patrimonio de la ciudad. La citada base de Metropol se encuentra demasiado cerca de la histórica fuente, compitiendo con ella y desvirtuándola. Aquí sí que ha fallado Metropol al no respetar un elemento preexistente. Este detalle debería haberse tenido en cuenta, trasladando la base unos metros más alla o ubicando la fuente en otro lugar de la plaza (la fuente lleva ahí desde los años cincuenta por lo que no sería ningún disparate su traslado para su mejor conservación). En este punto, al igual que en la reurbanización de todo el espacio es donde ha fallado el Ayuntamiento al no contar con un correcto estudio paisajístico de la plaza.
.

.
La imagen de las obras desde este punto es la siguiente:
.

.
La intención del Ayuntamiento en esta plaza ha sido una reurbanización completa del espacio. Se ha eliminado gran parte del tráfico rodado ganando espacio para el peatón. El resultado ha sido bastante desigual. Si bien la idea es buena, vemos como los coches siguen ocupando parte del espacio aparcando de forma ilegal y la reurbanización llevada a cabo ha sido de dudosa calidad, tanto por los acabados como por la falta de rigor: falta arbolado, las fuentes instaladas no funcionan, hay un exceso de farolas... Detalles que aún se pueden corregir si hay voluntad.
.

.

Desde la nueva plaza peatonal podemos mirar hacia la iglesia de la Anunciación y vemos que Metropol tampoco le afecta desde este punto ya que el arbolado existente no permite ver el edificio.

..

Más ejemplos de los edificios que rodean Metropol Parasol y que conforman la Plaza de la Encarnación. ¿De verdad Metropol atenta contra el Patrimonio?

.

.
Nuestro paseo llega a su fin, tras rodear toda la plaza llegamos de nuevo a la iglesia de la Anunciación y vemos su fachada que da hacia la Plaza. Desde aquí vemos perfectamente la iglesia sin que ningún elemento nos dificulte su contemplación. Ni ahora ni cuando se acabe Metropol ya que tal y como hemos dicho antes, en este punto Metropol se retrae para no competir con el histórico edificio.
.

.
Desde este mismo punto esta será la visión del proyecto finalizado:
.
.
La cubierta de madera pasará por encima de estos árboles y la calle Imagen.
. .
En definitiva, tras analizar in situ este proyecto, la respuesta es clara, Metropol no sólo no dificulta la visión de ningún elemento patrimonial sino que sus formas contribuyen a realzar la plaza y a darle un nuevo sentido urbanístico. Sevilla ha perdido muchísimo patrimonio, multitud de edificios fueron derribados en la segunda mitad del siglo XX y hoy en día el respeto al Patrimonio heredado muchas veces deja mucho que desear, pero en el caso de Metropol, esa afección al Patrimonio es muy relativa. El debate queda por tanto en el gusto estético, habrá a quién no le guste y le parezca un horror y habrá a quién le parezca una maravilla, pero las leyes no están para juzgar el gusto estético de cada uno, ¿no?
.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres Sevillano?, te lo pregunto por la sensatez en tus comentarios que no es lo habitual, te daria dos besazos pero es imposible, Gracias, Gracias por tu trabajo y de nuevo por tu sensatez.

Alberto Martín dijo...

Muy buen análisis, comparto sus conclusiones, todo el entorno ganará con el proyecto.

Solo apuntarte que la fuente lleva en ese lugar desde el año 1950 y aunque no me hubiera importado que se trasladase unos metros, tampoco lo considero necesario.

Culturadesevilla dijo...

Alberto, gracias por el apunte de la fuente, ya lo he modificado.

En cuanto a la sensatez que comenta Anónimo, bueno, habrá quien piense todo lo contrario, además, no todos los sevillanos están cortados por el mismo patrón, jeje.

Un saludo!

Sevalber dijo...

Tu análisis es muy interesante Evento, pero lo centras de modo casi exclusivo en el aspecto patrimonial, un concepto que en el caso concreto de Metropol Parasol resulta muy fácil de relativizar, dado que estamos ante un entorno variopinto que ya ha sufrido procesos similares como ocurrió con el ensache de Imagen. Personalmente tampoco tengo muy claro que la afección visual al patrimonio ya existente sea tan determinante, donde sí parece claro que existe afección patrimonial es en los restos arqueológicos, al reubicar distintos elementos como consecuencia de los pilotes de las setas, como ya indiqué en un comentario a una entrada anterior. También habría que tener en cuenta aspectos legales que parece ser se ha pasado de largo sobre ellos.

Evidentemente el aspecto patrimonial es importante, pero hay otras facetas no menos relevantes o incluso más y con gran influencia en el día a día, como es la privatización de este espacio a través de la concesión administrativa que durante 40 años lo cede a empresas privadas, cosa que en un principio no se planteaba de esta manera pero que después se ha vendido como pretexto para poder sufragar el proyecto. ¿Será útil este proyecto a los ciudadanos más allá de su impacto inicial?

También se ha vendido que el mercado iba a ser uno de los elementos fundamentales del proyecto, cuando en realidad sólo la mitad de los placeros se ubicarán en los nuevos puestos, condenados a desaparecer debido a las condiciones leoninas de la citada concesión. Su ubicación inconexa, nada que ver con la filosofía de un verdadero mercado de abastos.

Los espacios públicos también lo son de socialización, no sólo para trasladarse o para contemplar el patrimonio, efectivamente, el aspecto de Regina es desolador, una auténtica plaza dura en la que además una barrera de coches aparcados de cualquier hechura dificulta el acceso a la misma. De acuerdo también en que el estudio paisajístico del núcleo verde de la Plaza de la Encarnación es lamentable, otro espacio duro.

Después está el proceso gentrificador sufrido y el riesgo cierto, como está ocurriendo en la Avenida y calle San Fernando, de que la zona se convierta en otra galería de franquicias y con ello, en otro pasito más para tematizar el centro histórico. ¿Hace ciudad Metropol Parasol o es sólo un nuevo escaparate que desplazará el comercio local?

En fin, amigo Evento, que con todo esto que comento quiero reivindicar otros factores en los que centrarse (más allá del asunto patrimonial que tan estupendamente has ido describiendo) y que también habría que analizar con detenimiento, porque estos otros temas condicionan el devenir de la ciudad mucho más allá de que las setas permitan o no contemplar la Iglesia de la Anunciación.

La reurbanización de la Plaza de la Encarnación era una de las prioridades de nuestra ciudad, pero.. ¿a base de la preeminencia de lo privado y del beneficio de las grandes multinacionales?

Un saludo.

Culturadesevilla dijo...

Sevalber, el fin del análisis que he realizado era precisamente el aspecto patrimonial y paisajístico, por eso me he centrado en ese aspecto.

En cuanto a los restos arqueológicos llevas toda la razón y es incomprensible (bueno, es comprensible en esta ciudad) que se haya permitido destruir restos y mover otros para poder hacer los cimientos, que encima, no dejarán que esos restos vuelvan a su lugar original. ¿No se suponía que se protegía el yacimiento para evitar destrucciones? No tiene sentido.

En cuanto a los otros aspectos que comentas, son elementos relacionados con el devenir de la ciudad y no creo que estén tan relacionados con el aspecto patrimonial, por eso no los he tratado, eso queda ya dentro de la opinión personal. Sólo te apunto que en lo de la privatización, lo lógico seria que tras la inyección económica que acaba de hacer el Ayuntamiento, los términos del contrato se replanteasen a favor del Consistorio. Sacyr se ha desentendido del proyecto porque no era rentable, sería absurdo que después de pagarlo con dinero público los beneficios se los llevara Sacyr que ha demostrado no mostrar ningún interés en este proyecto. El Ayuntamiento debería cambiar el contrato y exigir responsabilidades tanto a la constructora como al arquitecto.

Un saludo!

Antonio J. dijo...

Gracias por artículo, ha sido un análisis bastante concienzudo que ha respondido muchas dudas que tenía en lo referente al estado actual de las obras del metropol parasol.
Soy estudiante de Bellas Artes allí en Sevilla desde hace ya cuatro años y como sabreis muchos la facultad está justo al lado de la plaza de la Encarnación, por lo que practicamente he visto la lenta evolución de este proyecto diariamente de camino a clase. Este año estoy haciendo mi cuarto año en Perugia (Italia) y no visito la ciudad desde navidades,y desde aquí he estado informandome de el estado de las obras sin conseguir mucha información. Por lo que doy las gracias de la creación de este post, que confirma muchos de los aspectos que yo defiendo de esta obra arquitectónica (sobretodo a lo que se refiere al horrible aspecto de las fachadas de la calle Laraña) y me ha concedido la información que buscaba.

Anónimo dijo...

Si miramos desde la calle Laraña hacia S. Pedro, crees que las setas afectarán la visión del patrimonio de la ciudad, o no?. Crees que cuando esté terminado, el mazacote de madera cruzando la calle será muy adecuado/estético o que oprimirá al paseante? Y por último, cuando los sevillanitos llenen de pintadas todas las setas, qué será mejor, verlas en ese estado o haber previsto que somos así y que hay que hacer cosas que no se degraden fácilmente. Y la durabilidad del proyecto, crees que será genial ver en poco tiempo una estructura cochambrosa, deteriorada, afectará eso al entorno, o no importa? Pienso que las acciones están bien o mal dependiendo del dinero que cuesten (que es muy importante) y cúal es el resultado final. A priori pienso que las setas serán un fracaso. Mira la av. de la Constitución, una idea tan buena que ha costado un dineral y que cuando llegan amigos y se la enseño, me da pena el derioro que sufre: Losetas mal puestas, roturas, mierda de caballos... Hay que pensar mucho cuando se emplea mi dinero y el de todos vosotros, hacer las cosas bien. Y si no no salen bien, dimite.
Felicidades por tu blog!

Culturadesevilla dijo...

@ Antonio J.: Me alegro de que te haya gustado el artóculo y que te haya servido para ponerte al día de las obras. Espero que disfrutes mucho de tu Erasmus en Perugia y espero que para cuando vuelvas la obra esté mucho más avanzada.

@ Anónimo: Si mal no recuerdo, la visión de la torre de San Pedro desde Laraña hay que buscarla ya que desde una acera no se ve y desde la otra sólo se ve en determinados puntos. De hecho, los árboles de la Plaza de la Encarnación tapan la torre desde la iglesia de la Anunciación. Para verla bien hay que ponerse en mitad de la calle, algo imposible por el tráfico, por lo que no sé si la cubierta de madera molestará o no. Aunque ya te digo que hablo de memoria.

La cubierta estará situada a unos 25 metros de altura, eso equivale a un edificio de varias plantas por lo que no creo que exista esa sensación de opresión.

El incivismo existe tanto con Metropol como sin él, no creo que deban dejar de hacerse obras porque la gente sea cafre. De todos modos, todo es cuestión de mantenimiento. Dices que en poco tiempo habrá una estructura cochambrosa, ¿en qué te basas? La madera está tratada para que resista el paso del tiempo, de hecho hay partes que llevan más de un año levantadas y tienen un aspecto de lo más normal, nada estropeadas. Hay otros edificios en madera en la ciudad que se conservan bien, de nuevo te digo que habrá que mantenerlo, como se mantiene cualquier edificio. Si una fachada encalada no la pintas en varios años, es aspecto irá empeorando conforme pase el tiempo. Ningún material es infinito.

En cuanto al dinero, llevas toda la razón, no se puede adjudicar un proyecto y luego seguir inyectando dinero y más dinero simplemente porque el arquitecto que lo diseñó no sabe cómo construirlo. Ese fallo está ahí y siempre lo estará. El dinero público, por ser de todos, debería tener más control. El engaño al que nos ha sometido el Ayuntamiento con este proyecto es imperdonable y una falta de respeto a la ciudadanía. El problema es que aquí nadie asume responsabilidades pero más de uno debería ser amonestado por haber engañado a la opinión pública durante años.

Me alegro de que te guste el Blog.

Un saludo!!

Anónimo dijo...

Te agradezco mucho tu respuesta y ojalá tengas razón. Mi problema es que desconfío mucho de los políticos porque hacen las cosas pensando en ponerse la medalla, más que en la ciudad. Y respecto al mantenimiento, sé que es lo que debería hacerse, pero desgraciadamente también sé que no se hará. Tú mismo denunciabas el estado de los jardines del guadalquivir tras su recuperación. Por eso creo que lo que se haga debe estar bien preparado para soportar el ataque de los incívicos. De nuevo felicidades por tu blog. Lo sigo a diario. Gracias.

Culturadesevilla dijo...

@ Anónimo: Bueno, el caso del Jardín Americano es un buen ejemplo. Como bien dices, tras su reapertura estuvo un par de semanas mostrando un estado de dejadez inadmisible. La presión ciudadana hizo que se tomaran cartas en el asunto y a día de hoy el Jardín muestra cada día mejor aspecto.

El problema del incivismo es una grave lacra en nuestra sociedad muy difícil de solucionar. Mientras siga existiendo el nivel de intolerancia y poco respeto al que estamos acostumbrados, poco se podrá hacer. Por suerte, no todo el mundo es igual. Tengamos esperanza.

De los políticos, haces bien no fiándote de todo lo que se dice, el espíritu crítico es fundamental en la democracia.

Un saludo!

Nacho dijo...

Enhorabuena por el reportaje, es de los mejores y más completos que he leido en este blog. Sin duda el proyecto necesita de un impulso rápido para ser terminado antes de las próximas elecciones municipales ya que otro cambio de corporación municipal acarrearía más retrasos aún en su culminación. Una vez terminado estoy seguro que se convertirá en un símbolo nuevo con el que identificar la ciudad y para atraer más turistas a esa parte del centro.

Anónimo dijo...

En hora buena, ese articulo me ha encantado.
Como me encanta tu (o vuestro) blog que leo con interés cada dia.
Verás, estoy harto de escuchar cada tipo de comentarios insensato sobre el Metropol, que se basan simplemente sobre una visión muy limitada, no histórica e ilogica de la ciudad y de su arquitectura.
Luego, a la mejor, algunas personas, si se le explicas algunas ideas del proyecto, parecen entenderlo y casi apreciarlo.
Creo que el Metropol es un proyecto muy interesante y que sevilla necesita urgentemente estos tipo de intervención.
Sobre el lenguaje, bueno, yo hubiese preferido algo meno barroco, a la mejor donde estructura y revestimiento hubiesen coincidido o a donde, a la mejor, con un solo material, y un único gesto proyectual se hubiese resuelto el espacio.
De todas formas, me parece buena la organización funcional de la plaza y el invento de los parasoles, aunque no conozco con profundidad el proyecto para poder defender con extrema seguridad mis afirmaciones. Además a pesar de todo, tiene un diseño elegante y sinuoso.
Llevo viviendo en Sevilla 8 años y parece que casi todos la asocian a los toros, la semana santa y al flamenco. Me parece muy bien pero sevilla no es solo esto. Hay que preservar su fascino antiguo pero los edificio de nueva construcción, aunque estén en el centro y al lado de monumentos más antiguos, tienen que ser contemporáneo
(ejemplos: desde la Catedral en la Mezquita de Cordoba y el palacio de Carlos V en la Alhambra, hasta le Carré d'Art, al lado de la Maison Carré de Nimes o el Centre Pompidou de Paris) Como siempre ha sido sin problemas hasta aproximadamente el siglo XX.
Así que mi opinión sobre el Metropol Parasol es muy positiva. Espero que pueda dar el impulso adecuado para despertar una ciudad demasiado sentada sobre su propria tradición.