Páginas

jueves, 3 de junio de 2010

Sevilla inspirada: Pabellón de Córdoba de 1929


.
Para la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 fueron construidos nueve pabellones representativos de las ocho capitales de provincia andaluzas más uno levantado por Jerez de la Frontera. De todos ellos el único que ha permanecido intacto ha sido el de Sevilla, el actual Teatro Lope de Vega. Sin embargo, en la avenida de Reina Mercedes se conserva la torre del que fuera pabellón de Córdoba como único elemento testimonial del área sur de la Exposición junto con el cercano Pabellón Vasco. Todo lo demás ha desaparecido.
.

.
El Pabellón fue diseñado por el arquitecto cordobés Carlos Sáenz de Santa María que reutilizó diferentes motivos arquitectónicos de los principales monumentos de la ciudad de Córdoba como la Mezquita o la torre de la iglesia de San Nicolás de la Villa. Como se aprecia en las fotografías, ambas torres son prácticamente gemelas, incluso se añadió el escudo del obispo Manrique en uno de sus chaflanes.
.
.
La iglesia de San Nicolás de la Villa parte de una fundación fernandina tras la reconquista, la primitiva factura del edificio se remonta a 1236. Sin embargo, el paso de los siglos fueron añadiendo nuevos elementos que nos legarían el actual templo. La torre, concretamente, fue construida en época de los Reyes Católicos sobre un antiguo alminar musulmán siendo su campanario un añadido del siglo XVIII. La estructura de la torre es muy interesante al pasar del volumen cuadrado al octogonal para recuperar nuevamente la planta cuadrada en el remate. La decoración, muy sobria, está tomada de la arquitectura militar con almenas y arquillos ciegos. El edificio, de planta gotico-mudéjar fue ampliamente remodelado por Hernán Ruíz II en el siglo XVI para ser nuevamente reformado en los siglos XVII y XVIII dándole la actual apariencia barroca.
.
.
El Pabellón de Córdoba de la Exposición Iberoamericana fue uno de los más tardíos en abrir sus puertas, concretamente en abril de 1930, prácticamente un año después de la inauguración de la Muestra. Su arquitectura pretendía enseñar a los visitantes la riqueza de la historia cordobesa, de ahí que se optara por un elemento tan característico como la Mezquita. En su interior se expusieron obras de Mateo Inurria y de Julio Romero de Torres a quién se le ofreció uno de los salones para mostrar su obra y que se convertiría en la última exposición en vida que ofreciera, ya que murió a los pocos días de su inauguración. El edificio sufrió una explosión durante la Guerra Civil al ser utilizado como polvorín. La torre fue el único elemento que se salvó de aquel suceso y permaneció abandonada, siendo testigo de los cambios a su alrededor, hasta que fuera restaurada en el año 2003. Actualmente carece de uso y parece "sobrar" en un entorno desarrollista cuando en realidad es lo único que nos queda de una zona que debió ser de una gran belleza en los años treinta como muestra la siguiente imagen donde aparece la Plaza de los Conquistadores con los pabellones que la rodeaban entre los que figuraba el de Córdoba, en el extremo superior derecho.
.
.
Más información sobre los Pabellones andaluces en SevillasigloXX
.

4 comentarios:

el pasado de sevilla dijo...

me ha gustado mucho esta entrada.
increíble el patrimonio arquitectónico que nos intento dejar aquella expo.
saludos.

http://elpasadodesevilla.blogspot.com/

Culturadesevilla dijo...

Pues sí, es una pena todo lo que perdimos, no sólo en cuanto a Pabellones sino en obras de arte y espacios públicos. Debemos valorar mucho lo que aún se conserva y seguimos maltratando (Plaza de España, parque de Maria Luisa...).

En cuanto a la torre, es un bello testigo de lo que había allí. Quizás se podría haber reutilizado adosando un nuevo edificio que cumpliera algún uso para el barrio (centro cívico, por ejemplo) pero bueno al menos está ahí.

Un saludo!

Nacho dijo...

Yo pensaba que su demolición habia sido debida a causas urbanísticas y no a la guerra civil. Parece mentira que no se aprendiera de la expo del 29 y que numerosos pabellones de la expo 92 hayan sufrido el mismo destino para dejar paso a funcionales edificios de oficina en lugar de ser conservados. En fi, para la próxima expo esperemos haber aprendido.....¿Promovemos una para el 2029 para celebrar en centenario de la iberoamericana?

Culturadesevilla dijo...

@ Nacho: Ten en cuenta que muchos de los pabellones construidos para la Expo del 92 fueron diseñados como efímeros, otros directamente tenían un uso comprometido para después de la Muestra como el de Aragón, el de Asturias o el británico que han sido recolocados en sus lugares de origen. Pero sí que es cierto que en la Cartuja se está perdiendo mucho patrimonio empezando por el legado artístico y culminando por algunos pabellones como el de México que han sido desafortunadamente remodelados.

Para el centenario de la Expo del 29 el mejor homenaje sería tener en perfecto estado de revista el Legado que aún se conserva. Quedan 19 años por delante y te puedo asegurar que llegará el día y habrá más de un pabellón o zona en estado de abandono.

Yo sigo siendo más partidario de un Forum de las Culturas :P

Un saludo!