Páginas

sábado, 13 de febrero de 2010

Érase una vez...


Érase una vez un tesoro que emergió de la tierra para dar fe de una civilización de la que muchos dudaban. Vino de nuevo a la luz de forma accidental, pero su importancia hizo que brillara con luz propia. Una luz que le fue arrebatada durante décadas, condenándolo a una caja fuerte donde nadie pudiera disfrutarlo.
.
Una exposición lo puso de nuevo al alcance de todos, pero el momento no podía ser menos oportuno ya que su nuevo cofre está en tan malas condiciones que debe ser reparado y la reparación durará varios años. ¿Qué hacemos con este magnífico tesoro?
.
El tira y afloja entre el Ayuntamiento y la Junta parece no tener fin. Llevan meses mareando la perdiz y a dos semanas de que se cierre la exposición, siguen lanzándose tiritos, como niños chicos. Un tesoro de esta calidad no se merece rifirrafes, se merece seriedad, una seriedad que no transmiten quienes deben velar por su seguridad.
.
Más información en Diario de Sevilla
.

2 comentarios:

J dijo...

Me encantó cuando lo vi en aquella sala oscura donde primaba su color dorado reluciente, jamás me hubiera pensado que era así... es increible su hermosura después de tantísimo tiempo oculto en la tierra.
Me gusta la forma de encajar las palabras para contar la noticia, partes de un cuento y terminas con la moraleja u opinión que en definitiva tienen quienes admiramos este tipo de hallazgos tan importantes para nuestra historia.
Ánimo

Un saludo

Jaskier dijo...

El viernes fui a ver el Carambolo con un amigo historiador y tenia los ojos brillantes de ver tal tesoro, estaba anonadado, petrificado ante un tesoro tan bello e importante. Y pensar que casi no pudo ir a verlo de no ser porque lo prorrogaron hasta el 28 de Febrero, me da pensar en cuantos que adoramos estos tesoros van a perderselo para que este otra vez guardado por miedo...