Páginas

lunes, 11 de enero de 2010

Actuación en monumentos públicos


El año 2009 quedará en nuestra memoria como el año en el que más conjuntos escultóricos de la ciudad han sido recuperados. Por citar algunos ejemplos, se han rehabilitado y restaurado los monumentos a Velázquez, Murillo, la Inmaculada, Simón Bolívar o el Crucero de la Plaza de Santa Marta entre otros.
.
Con la intención de planificar la actuación en el amplio catálogo de monumentos públicos que tiene la ciudad, el Ayuntamiento ha llevado a cabo un inventario que recoge hasta 1.362 piezas entre esculturas, retablos cerámicos, obras de forja... De este modo no sólo se obtendrá más y mejor información sobre cada uno de ellos, sino que se podrá ir interviniendo en función de las necesidades y la urgencia de cada uno.
.
Desde este Blog queremos felicitar al Ayuntamiento por esta particular lucha contra el deterioro de nuestros monumentos. No hay cosa que dé más pena que visitar una ciudad y encontrarse los monumentos a grandes personajes destrozados, pintados y en definitiva, olvidados. Dice mucho de una ciudad ver cómo trata su propio Patrimonio.
.
Sólo añadiríamos varias pegas a este ambicioso plan. En primer lugar, la Ordenanza Antivandálica debe ser más severa y útil, de nada sirve restaurar un monumento si al cabo de dos semanas ya está para restaurarse de nuevo (caso del de Bartolomé de las Casas junto al Puente de Triana). Hay que tener más mano dura con los vándalos que destrozan nuestro Patrimonio, cuesta muchísimo dinero público restaurar un monumento para que luego sea vandalizado al cabo de pocas semanas con total impunidad. Otro asunto que no terminamos de ver bien es la ambigua colocación de espinas en determinadas esculturas para evitar que se posen las palomas. Y decimos ambigua porque en unas piezas se coloca y en otras no, sin que lleguemos a entender la diferencia entre unas y otras. Esta medida resulta del todo antiestética. Será muy útil, pero resulta cuanto menos desagradable ver a San Fernando, Velázquez o Daoiz recorridos por decenas de puntillas como si fueran un erizo a la defensiva. Debería buscarse otro método o simplemente dedicar mayores esfuerzos al mantenimiento constante de las obras con una limpieza periódica que evitase su progresiva degradación.
.
.

1 comentario:

Jaskier dijo...

Debe haber soluciones que se puedan poner en las estatuas y que alejen a las palomas...

Sobre los vándalos, mano dura haría falta, demasiados idiotas hay que destrozan sin cabeza ni respeto ¡una buena solfa de palos les iba a dar yo!
Bueno, disculpas por estas palabras, pero es que me pone malo..