Páginas

domingo, 29 de noviembre de 2009

La Alameda verde se muere


Al margen de que podamos estar más o menos de acuerdo con la remodelación de la céntrica Alameda de Hércules, lo cierto es que durante las obras, los árboles existentes, de gran porte, fueron sometidos a una dura poda que los dejó prácticamente con el tronco central y poco más. Ahora, algunos de esos árboles que ya poblaban la Alameda (tanto álamos como plataneras) han muerto o están muriendo, bien sea por aquella horrible poda o por la falta de mantenimiento. Pero lo peor de todo es que muchos de los árboles que se han plantado nuevos están corriendo la misma suerte. Ya sabemos que si de nuestro Ayuntamiento dependiera, Sevilla sería un páramo amarillo sin mancha verde alguna, pero no se puede consentir que un espacio que recibe el nombre precisamente de su carácter verde, esté cada vez más muerto. ¿Tanto cuesta mantener el arbolado y las zonas verdes de la ciudad? ¿Acaso no existe una delegación de Parques y Jardines? ¿En qué gasta el Ayuntamiento el dinero de los impuestos?
.
.

No hay comentarios: