Páginas

miércoles, 12 de agosto de 2009

Lo que el Thyssen se llevó... o directamente no trajo


Para la celebración de la tercera edición de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo, la Junta de Andalucía llegó a un acuerdo con la Fundación Thyssen-Bornemisza de Arte Contemporáneo para la cesión de la obra "The morning line" del artista Matthew Ritchie. Gracias a ese acuerdo, el entonces director del CAAC, José Lebrero, inició una serie de conversaciones con esta Fundación para que cediera a este espacio parte de su colección de arte contemporáneo.
.
Al mismo tiempo, el Ayuntamiento de Granada inició por su cuenta contactos con dicha Fundación para convencerles de que la ciudad de la Alhambra era la mejor opción para el depósito de esas piezas. Y parece que Granada gana la partida. Francesca Thyssen, presidenta de la Fundación, ha visitado Granada y se ha entrevistado con miembros del Ayuntamiento para ver dónde iría ubicada su colección. Al parecer el Consistorio granadino le ofrece un espacio específico para exponer las obras. En Sevilla, sin embargo, la Junta de Andalucía (responsable del CAAC) parece poco interesada en incrementar los fondos del mismo y tras la marcha de Lebrero a Málaga, las conversaciones se encontrarían en punto muerto.
.
¿Nos quedaremos en Sevilla sin esta colección? Pues seguramente. ¿Dónde radica el problema? En que seguimos pensando que la marca "Sevilla" debe ser aliciente suficiente para que cualquiera esté deseando invertir en nuestra ciudad. Y la verdad, esto dista mucho de ser verdad. Sevilla no destaca especialmente en el panorama cultural y mientras otras ciudades luchan con uñas y dientes por conseguir cesiones de colecciones, abren nuevos museos y musealizan la más mínima piedra, en Sevilla seguimos creyendo que si alguien no opta por nosotros es que tiene un problema cuando el problema lo tenemos más cerca de lo que pensamos.
.
El Ayuntamiento de Granada ve como el famoso Centro José Guerrero podría cerrar sus puertas ante el desencuentro entre familiares del pintor y la Diputación provincial. ¿Solución? Buscar otra colección que ocupe ese vacío, que dependa del Ayuntamiento y que dentro de lo que cabe, sitúe a Granada como ciudad que apuesta por el Arte Contemporáneo.
.
Si nos vamos a Málaga pasa algo similar. La Junta abre el Museo Picasso, el panorama cultural de la ciudad se reactiva y ¿qué hace el Ayuntamiento? Crea el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, de propiedad municipal, que se ha convertido en uno de los referentes nacionales en cuanto a calidad e importancia de las exposiciones, consiguiendo que coleccionistas privados cedan sus colecciones.
.
¿Y en Sevilla? Tenemos un Centro Andaluz de Arte Contemporáneo con un presupuesto irrisorio cuyos responsables políticos no muestran el más mínimo interés en que se convierta en un Centro relevante a nivel nacional o internacional y un Ayuntamiento que deja escapar todas las oportunidades que se le presentan (y no son pocas).
.
Tres ciudades, tres casos. Juzguen ustedes mismos.
.
Fuente: ABC

2 comentarios:

Edward dijo...

Por la cultura o se apuesta o no. Aunque suene fuerte decirlo, solamente si se le ve un filón económico las autoridades van a apostar de verdad por reactivar las salas en Sevilla. En Málaga se apostó por ese modelo, y consiguierono un turismo específico alrededor del Museo Picasso, es una de las principales ofertas turísticas de la ciudad.

Lo de la marca de Sevilla es totalmente cierto. Pensamos que es algo permanente que no hay que regarlo...pero las primeras bofetadas ya las han dado.

Una pena que una ciudad que durante seis mese en el 92 fué capital del mundo, fuera consumiendo esa llama confiándose en su permanencia.

Bueno, este tema me toca un poco la fibra. Daría para hablar largo y tendido...que pena de potencial desaprovechado!!

Un abrazo!

eventoensevilla dijo...

El problema, Edward, es que el filón económico está, Málaga lo ha visto, Valencia lo ha visto, Bilbao, Zaragoza, Cartagena... Todas lo han visto, pero parece que aquí o somos corto de miras o directamente cortos del todo.

Si seguimos dependiendo de la marca "Sevilla" pensando que va a durar eternamente acabaremos dándonos contra la pared y para entonces será el doble de difícil despegar ya que habrá que volver a salir en el mapa internacional. Los efectos de nuestra pobre oferta se están viendo ahora con la crisis, caida en picado en el número de visitantes, cierre de conexiones aéreas internacionales... Evidentemente cualquier preferirá visitar Florencia antes que Sevilla, por qué? Pues porque Florencia es única y lamentablemente Sevilla no lo es tanto por mucho que lo creamos los sevillanos. Como Sevilla hay cientos de ciudades y si hay que destacar por encima de todas ellas no podemos quedarnos en reminiscencias del pasado ofreciendo siempre exactamente lo mismo. Porque aburre, aburre al visitante y aburre al sevillano.

¿Por qué los sevillanos acuden en masa a todo aquello que se sale de lo "normal"? Se celebran conciertos de noche en los Jardines del Alcázar y la gente acude en masa. Se celebra la Noche Larga de los Museos y la gente hace cola durante horas. Queremos más oferta, queremos más cosas que disfrutar. E igual que lo queremos nosotros, los que nos visitan también lo reclaman. ¿Quién no ha planeado algún viaje en función de determinado evento cultural? Ya sea un musical, una exposición o un Festival de Música? Pues eso es lo que hay que explotar.

Como bien dices, durante seis meses Sevilla fue la capital del mundo ofreciendo lo mejor de sí misma a propios y extraños. Ahora no muestra más que un pequeño porcentaje de su potencial.

Un saludo!